CARTUJO CON LICENCIA PROPIA

viernes, 6 de septiembre de 2019

El PAPA FRANCISCO, ¿PASTOR O GOBERNANTE?

Papa Francisco: "Un homosexual no puede ser sacerdote ni consagrado"

Con todo respeto.
Dice el papa Francisco que "parece que la homosexualidad está de moda". No santo padre, no está de moda. Siempre ha existido, forma parte de la naturaleza humana y el hecho de que nunca haya sido tratada debidamente por la Iglesia, no quiere decir que sea algo que está de moda como usted publica en su libro.
Lo que sucede es que las personas se sienten hoy más libres que ayer. Y en esa libertad también está Dios que nos hizo libres y libres nos quiere.

Y por cierto, un homosexual que quiera ser sacerdote NO es un problema para usted ni para la Iglesia.
Imagínese si no es un problema, habida cuenta de que un homosexual es tan capaz como otra persona de ser célibe si se lo propone.
SI es un problema para usted la cantidad de sacerdotes -sea el porcentaje que sea- que viven su homosexualidad reprimida y estando amargados y amargando a quienes tienen a su lado. Ese sí es SU problema, y el problema de los hijos e hijas de Dios que sufren las consecuencias de quienes viven mal.
Lo único que pasa con estas afirmaciones del papa es que la juventud -en gran medida- se siente cada vez más alejada de una Iglesia que NO acaba de abrazar, ni dar oportunidades reales a las Mujeres, ni de ser nazarena y evangelizadora.
Yo lo tengo claro desde hace tiempo.
Busco al Señor en la persona que desde el plano que sea, personal o político me necesita. Ahí está la llamada del señor que nos quiere atentos al servicio, humanos y fraternos. A esa Iglesia me apunto. De otra manera, me niego a desandar el camino.

Al hilo de: https://www.aciprensa.com/noticias/papa-francisco-un-homosexual-no-puede-ser-sacerdote-ni-consagrado-89755?fbclid=IwAR198vYzoCHuTkfABQoni-cBqrpj1hWLYGAKXw-ao5NZmsfQggZpfhpP-c8

lunes, 5 de agosto de 2019

TRANSFIGURACIÓN Y SALVADORES


Hoy es el día de los "Salvadores" y por ello es el día de la TRANSFIGURACIÓN del Señor. Así que también es mi medio día... jejeje, pero sobre todo es un día maravilloso para recordar a mi abuelo Salvador, un hombre cabal y generoso que fue un regalo de la vida para su familia y amigos, y que hace años que nos dejó.
La fiesta de la transfiguración de Señor es una más de las experiencias del resucitado que tuvieron los contemporáneos de Jesús. Las connotaciones de esta experiencia son formidables, en cuanto a que, desde el idílico lugar en el que sucede, contando con la asistencia de Moisés y Elias (profetas representantes del sacerdocio y la ley), la de los apóstoles y la voz del Padre que se manifiesta; hacen de este episodio de la vida de Jesús, quizás no un relato para creer a pies juntillas; pero si una hermosa alegoría sobre la que reflexionar y orar. Yo considero que el centro de este evangelio de Mateo (17,1-9) radica en la propia experiencia de Dios (Padre, Hijo y Espíritu).

La primera lectura de Daniel nos muestra una de esas experiencias que solemos llamar Teofanías (manifestaciones de Dios), contada al más puro estilo épico del momento en el que se vivió. Dios es considerado algo tremendo, formidable, temible, grandilocuente…etc.
Pero el evangelio nos muestra la otra cara de Dios, desde luego contextualizada por los hagiógrafos del momento. Mateo nos muestra un Jesús humano que se hace acompañar.
Desea mostrar a sus amigos la capacidad para buscar y asumir la Presencia de Dios. Y esta experiencia a la que se presta Jesús, para deleite de sus discípulos y amigos, es adornada con la presencia de Moisés y Elias, que están colocados ahí precisamente para testimoniar la conexión entre la antigua y la nueva economía de la salvación.
Antes, en época de Jesús y ahora, es posible la experiencia de Dios. Es posible y deseable. Dios se nos muestra en la magnificencia, en la quietud y en la crueldad de un mundo que reclama manos para trabajar y testimoniar. “Este es mi Hijo, escuchadle”, dice Dios desde la nube. ¡Si fuera tan fácil! Podemos decir. Pues no, fácil no es, pues al optar por algo hay que dejar cosas por el camino. Pero siempre se ganará en cuanto a la satisfacción del deber bien hecho y el testimonio realizado.
Por ello, busquemos el rostro del resucitado. Escuchemos y descifremos en el mundo y entre nuestros hermanos la voz de Dios, de la cual nos dice Pedro (1,16-19): “hacéis muy bien en prestarle atención, como a una lámpara que brilla en un lugar oscuro, hasta que despunte el día, y el lucero nazca en vuestros corazones”.
Nunca es tarde para optar por Jesús y su Palabra de Vida. Nunca es tarde para decidirse por el Reino de Dios (Salmo 96). Nunca es tarde para ayudar a transfigurar este mundo, en paz y fraternidad. 
Que tengáis una buena jornada.
Fraternalmente, Floren.
Lecturas en: http://www.ciudadredonda.org/calendario-lecturas/evangelio-del-dia/?f=2017-08-06

miércoles, 24 de julio de 2019

TODOS/AS SOMOS SEMBRADORES/AS


El evangelio de hoy (Mateo 13, 1-9) nos ofrece el texto del sembrador. Una narración épica en la cual se simboliza la productividad del mensaje de Jesús de Nazaret, en función del lugar (tierra) en el que caiga. Se va tirando la semilla y en unos sitios es fecunda, en otros medio fecunda y en otros no lo es en absoluto. 

Lo que más me interesa de este texto es la universalidad que representa, pues debemos tener algo muy claro, sobre todo los cristianos que puedan considerar que tienen la patente exclusiva de Cristo. Y es que Dios, nuestro Padre, al revelarse en Jesús se hace vida en el hombre y la mujer de cada tiempo y eso significa que el mensaje de Jesús no solo es de plena actualidad, sino que como tirada es  la semilla para que pueda ser fecunda, el mensaje de Jesús es ofrecido al mundo por medio de la Palabra de Dios. Se le puede acoger y se le puede negar y lo que se haga estará bien, aunque consideremos muy positivo para la vida del mundo, el mensaje de Jesús sin desvirtuar ni un ápice. SERVICIO, ACOGIDA, RESPETO, AMOR Y PAZ, por ejemplo.
Me maravillo leyendo a José Antonio Pagola y ver que no estoy loco del todo al considerar junto a este doctor en Sagrada Escritura que es muy posible participar de la expansión de los valores del Reino de Dios, siendo cristiano, participando de otra religión e incluso sin participar en creencia concreta; esa es la universalidad del mensaje de Jesús, pues bien dice Pagola que “el Evangelio no es una moral ni una política, ni siquiera una religión con mayor o menor porvenir”. El evangelio es un movimiento universal que impulsa al hombre y la mujer de cada tiempo a hacer lo mejor que sabe hacer en favor de la comunidad –humana-.
Las religiones tienen demasiadas cosas accesorias, como otros tantos ámbitos de la vida. Ojalá vayamos al meollo de la cuestión, nos centremos en mejorar la vida de la gente sin pasar ni de largo ni por encima de nada. Cualquier día se invierten los papeles y podemos ser nosotros el objeto de la consideración de los demás, y seguro que nos gustaría ser bien tratados. Esa es o puede ser la cuestión. Paz y bien. Abanico, gazpacho y hacer el bien, casi ná. Buenas tardes.
Fraternalmente, Floren.

martes, 16 de julio de 2019

CARTA ABIERTA A MI TÍA EPIFANIA


Querida tita, ¿qué te digo?
Llevar a mi mente tu casa de calle Hortelanos, es rememorar aquella olla enorme de cocido que se preparaba para tanta gente y el “sopón” de pan que me sacabas antes de tiempo cuando me veías “enmallaito” siendo muy chico. 
Pensar en tu casa es revivir una casa llena de gente, con mucho ajetreo de personas mayores, jóvenes y pequeñas. Pienso en tu casa y recuerdo aquello que me contabais tu y el tito; cuando señalaba las ollas de porcelana colgadas del patio sembradas con marbellones y a las que yo decía “el pema” (que quema). 

Pensar en tu casa es revivir aquellas siestas de agosto fresquito, mientras mi madre taconeaba en la feria. “Este niño no es de feria le decías al tito”, y bien que no os equivocasteis. 
Recordar tu casa es recordar la losa del pasillo de arriba que sonaba cuando íbamos a hacer pipi de noche y de puntillas para no despertar a tus cuñadas las “carmelas” que dormían como troncos y a las cuales solo se les podía despertar con una banda de música. 
Recordar tu casa es recordar el fresco patio con enormes montefilios y a la querida Conce “la apargata” con su enorme mandil cortando cintas sentada en el suelo. El sabor de tus tortillas del domingo doradas como un retablo, cuando almorzábamos los tres juntos y los postres del tito José María. En verano la enorme fuente de duralex llena de gazpacho clarito que tenía que cundir para tanta gente y que nos sabia a gloria. La tonga de papas fritas con mucha sal y ardiendo que se ponía en el plato el tito. 
El domingo que comimos calamares fritos y el tito compró tantos que por poco se salen por el “rebate” de la casa. Las largas conversaciones entre los tres y la enorme confianza que tu y yo tuvimos contándonoslo todo, pero todo todo llegando a ser confidentes.
Ha sido toda una vida en la que estando más cerca o más lejos, siempre hemos estado y siempre nos hemos querido. Recordar tu casa es recordar muchas vivencias, pero lo mejor fuiste tú. Eres una de las mujeres de mi vida, que junto a mi madre, la abuela Remedios y la tita Mari Carmen; habéis influido en mi alma y en mi ser. Eres y lo serás, tía Epifania. 
Te llevas al cielo una parte de mi corazón, pero no solo por eso te amaré. Te quiero porque me quisiste mucho. Porque en tu casa hay  desde siempre un Floren grande –que es tu hijo- y un Floren chico –que soy yo-. Te quiero porque siempre sentí tu cariño y la bondad de un corazón cuya vida solo se ha preocupado de servir a los demás. Cuidaste hasta la muerte a titos, cuñadas, la prima Elisa –a la cual siendo chico te ayudaba a curar sus heridas-, cuidaste al tito al cual amabas como a nadie en el mundo y quisiste hasta el extremo a tus hijos, nietos y bisnietos. 
A todos. 
Había una premisa en tu vida como buena matriarca: “que nadie toque a los míos”. Y era así. Gracias por tu sonrisa. Siempre me encantó hacerte reír y que te rieras con ganas y si estaba tu hijo Floren en el café, entonces apaga y vámonos.
Este domingo y otras muchas veces te dije que te quiero y no te visité todas las veces que debí. Pero eso no es una deuda que tenga contigo, pues solo nos bastaba llamarnos por teléfono.
Gracias tita, por ser y estar en mi vida. Defensora de la libertad mía y de la de todas las personas que luchamos por nuestros derechos. Amante de los suyos, de manos bendecidas y siendo una pequeña mujer, de un corazón QUE NO TE CABIA EN EL PECHO.
Tu memoria me acompañará hasta que muera. No te pude querer más y no dejaré nunca de quererte. El domingo te di muchos besos y ahora te los lanzaré a la Lusitania celestial, paraíso de Florencitos como dice mi hermano José Mª.

Te mereces un cielo de paz para ti sola. Hasta siempre querida tía Epifania.
Siempre tuyo, tu Floren chico.

jueves, 20 de junio de 2019

ADORÉMOSLE - CORPUS CHRISTI


Allá por Junio de 2003 mi amigo y teólogo Rafael González Armenta (Ecija), se planteaba esta reflexión y preguntas al hilo de la festividad del Corpus Christi:
“[…] en esta semana de abundantes actos eucarísticos, conciertos, pregones, exposiciones, etc... Yo quisiera plantear las siguientes preguntas: - ¿No necesita la Iglesia una experiencia más viva de la Eucaristía, que la que ofrece la liturgia actual? - ¿Es la liturgia que venimos repitiendo desde siglos la que mejor puede ayudar en estos tiempos a los creyentes a vivir lo que vivió Jesús, y recapitular para que vivió y murió?” 

Sin lugar a dudas es una elocuente reflexión si se aborda la eucaristía desde la efectividad de lo que representa, no solo desde la perspectiva orante, que también. Escribo esto y también recuerdo al teólogo Estrada –cuyos pasos sigo muy de cerca- que planteaba la disyuntiva que la cruz representa para el cristiano de hoy, que bien puede contemplarla desde una visión estática o móvil. Está claro. O la adoras y punto, o la adoras y reaccionas. ACCIÓN=REACCIÓN. Con la eucaristía pasa exactamente igual.
La primera procesión de Corpus o el Corpus en sí mismo, se celebró en la ciudad de Lieja el año 1246 y desde entonces hasta nuestros días. Creo que es algo que merece la pena celebrarse, pues las personas tenemos una necesidad imperiosa de mostrar aquello en lo que creemos y queremos, para manifestarnos y hacer público nuestra fe, creencia o sentimientos.
La Eucaristía es uno de los elementos más sagrados que tiene la Iglesia y solo se le puede equiparar en importancia a la Palabra de Dios, aunque esta última –por desgracia- carece de la relevancia que tiene el pan eucarístico. Sea como fuere, yo creo. Sí. Creo en Jesucristo eucaristía. Creo en ese cuerpo que partimos y compartimos para hacerlo de esa manera fuente fecunda de unas prácticas a las de debiera sumarse toda persona humana que siga las huellas de Jesús y se considere cristiana.
Fraternidad, respeto, servicio, paz…etc. Entiendo que todo esto está muy bien, que todos rezamos y somos buenissimo; pero como dice el refrán “luego llega Juanillo rebajando”.
La cuestión es sencilla. O estamos o no estamos a la altura. ¿Iremos a la procesión el domingo a compartir el pan a comprometernos con “ese” “cuerpo” que es revelación de Dios en el propio cuerpo humano desde donde le debemos servir? ¿O iremos a la procesión a otra cosa, la que sea? Es una pregunta sencilla con una sencilla respuesta.
Y quien se la conteste mientras no se empecine en fastidiar al otro, tiene mi respeto y consideración.
Adoremos a Cristo. Sí, adorémosle. En esa persona desconocida que viene en nuestra ayuda y a la cual puede que ni siquiera conozcamos.
Adoremos a Cristo, desde la atención a los desfavorecidos a los necesitados de cariño, ternura y consideración.
Adoremos a Cristo –y en Él a María- en tantas mujeres que lo pasan fatal y están sumergidas en una violencia doméstica de la cual no saben cómo escapar.
Adoremos a Cristo en tantas personas que sin ser Iglesia hacen humanidad en sus vidas y hacen Reino de Dios, aun sin saberlo.
Adoremos a Cristo en tantas personas que se aman y cuyo amor es juzgado, apartado, excluido aun cuando Jesús no excluyera ni apartara a nadie de su lado, Él solo abrazaba. Adorémosle.
Adoremos a Cristo en la falta de libertad, en quienes oprimen y utilizan su poder e influencia para mancillar, escalar y… yo que sé.
Adoremos a Cristo en la Madre Naturaleza expresión maternal de Dios, agotada herida y exprimida en sus recursos naturales y animales. Cuidémosla como nuestro padre San Francisco.
Adoremos a Cristo donde queramos, desde el respeto la consideración a Él y al prójimo. Adorémosle.
Fraternalmente, Floren.

martes, 11 de junio de 2019

ROCÍO 2019

Hay tantas maneras de vivir el Rocío como personas en el mundo, sí quizás. Yo la siento cerca como algo heredado de mis padres, Manolo el "posaero", Susi, mi tia Mari Carmen, Pepe...etc y algunos de ellos de Don Manuel, que también era un buen rociero.
Yo lo soy, sí. 

La siento cerca y la tengo muy presente en mi oración en mi casa. Mis hermanos y yo nos hemos criado con ese cuadro en blanco y negro de la Virgen del Rocío y esa presencia marca la vida de una persona desde un aspecto muy positivo.
El caso es que hemos pasado allí la mañana. Ha sido maratoniano, pero ha merecido la pena y mucho. Nos hemos metido y bien metidos en bulla hasta estar a dos metros escasos de ella, momentos muy complicados que mis padres y mi tita me enseñaron a soportar. Los pies arrastrando, los codos delante para protegerte y hacerte sitio, y mirarla a ella y no entrar en pánico.
La hemos sentido muy cerca y le hemos pedido por todos, por los de allí y los de aquí. Por los niños de mi casa, por los del mundo y por todos los que han acercado a la virgen. Por las necesidades del mundo, los enfermos y por quienes durante todos estos días han caminado hacia ella por caminos y arenales tragando polvo, solo por verla a ella haciendo compañerismo rociero.
Ojalá esta bonita Virgen del Rocío nos siga acompañando en la vida, y a través de ella y su mirada serena hagamos obras buenas, construyamos mundo y humanidad, siendo sensibles y fraternos.
Gracias Tita, gracias Manolo "posaero", gracias Rocío por compartir momentos mágicos. Gracias Montse por la acogida. Gracias Susi por estar hoy allí y sentirte entre la virgen y los eucaliptos del Rocío. Gracias mama y gracias papá.
No me duelen prendas en reconocer algo. Os aseguro que no tiene precio a los 41 años, poder llorar como un niño en el pecho de mi padre intentando soportar la emoción de ver a la Virgen del Rocío.
¡Bendita!
Os dejo la oración que compuse para el aniversario de la coronación y que he regalado a la Hermandad Matriz de Almonte cediéndole los derechos.

#Rocio2019 #RomeriaDelRocio #VrgenDelRocio #Rocieros #RocierosDeEstepa









domingo, 2 de junio de 2019

CAMINO, VERDAD Y VIDA. No hay otra opción


De las referencias más antiguas que hay de la ascensión de Cristo, una de ellas es una antiquísima confesión bautismal de la Iglesia Armenia. También el presbítero Hipólito de Roma hacia el año 215 escribió su “Traditio apostolica”, que era un credo en el cual se hace referencia a la ascensión. “Et ascendis in caelis et sedit ad dexteram Patrix” (y subió a los cielos y está sentado a la derecha del Padre) reza este credo de diecisiete siglos de edad que no es cualquier cosa. 
El caso es que no es un dogma la ascensión de Cristo sino que es algo que por hacer una referencia clara las escrituras, siempre se ha contemplado como un formidable episodio de la vida de Jesús de Nazaret.
Ahora bien. La ascensión como tal es una interpretación más, de las muchas que tuvo la primigenia comunidad cristiana junto con la transfiguración y todas las apariciones que se nos cuenta en los evangelios, hechos y cartas. No es casualidad que el tiempo pascual termine con tres fiestas tan grandilocuentes, Ascensión, Pentecostés y Trinidad. Sin duda es un efecto de la liturgia el hecho de concluir tan notable etapa pascual con esta trilogía de fiestas, aunque una de ellas (la Trinidad) se enmarque más como comienzo de la segunda etapa del Tiempo Ordinario (Per anun).
Lo cierto es que estas tres fiestas encierran un sencillo mensaje que es la clave para la vida de la persona cristiana. En la ascensión Jesús nos muestra el CAMINO al lanzar un claro mensaje de que es aquí en la tierra donde tenemos que dar la talla como hijos de Dios. “Id por todo el mundo anunciando la buena nueva”. O sea, ser mis continuadores pero en la tierra. Con las personas con las cuales debemos convivir y relacionarnos y que están esperando nuestra respuesta generosa y fraterna.
Pentecostés nos da de bruces con nuestra propia realidad revelándonos la VERDAD de nosotros mismos. Puede que ante el mundo quieras ser tal o cual cosa, pero ante Dios eres lo que eres. Y NO poseerás el Espíritu mientras “te cierres a tu propia carne”, mientas renuncies a lo que eres ante Dios; ante el cual no puedes mentir. Dios quiere veracidad a su servicio, no servilismo y maledicencia camuflada de abrazos a sueldo y medias sonrisas. Para dar fraternidad a medias te la guardas y así te ahorras de engañarte a ti y pretender engañar a Dios. Pero si eres de la VERDAD, “la verdad te hará libre” –dice la escristura-.
Y la fiesta de la Santísima Trinidad nos ofrece la posibilidad de reconocernos como hijos ante las tres dimensiones que tradicionalmente conocemos de Dios, aunque hay algunas más. Ante Dios Padre, Hijo y Espíritu se nos presenta la propia VIDA del mundo de la cual venimos, a la cual contribuimos y a la cual vamos. Por eso es tan importante que reconociéndonos como hijos e hijas de Dios, obremos según la responsabilidad que tenemos ante Él y ante los hermanos.
CAMINO, VERDAD Y VIDA. Y un mensaje claro de Jesús: “Yo soy el camino la verdad y la vida, nadie va a al Padre sino es por mí”. Y el reflejo de Jesús de Nazaret es la persona que vive en el mundo, juntoa mí y que reclama derechos, libertades, humanidad y dignidad personal. Esto es lo importante, todo lo demás –fiestas incluidas- es accesorio. Puede que importante pero absolutamente accesorio. Como bien dijo el obispo Pedro Casaldáliga –apóstol de latoniamérica-, “todo es relativo menos Dios y el hambre”. Pues eso.
Que tengáis una buena conclusión del tiempo pascual entre ascensiones…etc. CAMINO VERDAD Y VIDA. No hay otra.
Fraternalmente, Floren.

martes, 30 de abril de 2019

APRENDER, SIEMPRE APRENDER


“Todo en esta vida entraña un determinado aprendizaje”.

Amigos y amigas, todo en esta vida entraña un determinado aprendizaje. Recordaré también a una amiga que dice que hay personas que son conocedoras de datos, pero que en sí mismas no son cultas. Cierto, pues la cultura implica la armonización del conocimiento con la sabiduría y ojalá con la educación y la vergüenza.

Seré breve y claro en mi apreciación. A dos días de las elecciones generales el resultado es el que es, triunfo socialista y debacle para otros partidos, así como resurgir de nuevos…etc. Por mi parte soy perfectamente consciente de que desde muchos planos, para que yo esté contento hay personas que necesariamente se sentirán infelices y eso es algo de lo que no me regocijo. O sea, entiendo que haya personas que confiaban en el triunfo de su partido político y luego han sufrido una notable decepción.

Es así de simple, pero es así. Por ello, por mucho que yo me alegre del triunfo de Pedro Sánchez lo hago desde la más absoluta humildad. Entendiendo que la alternancia política nos lleva desde un plano elevado hacia otro determinado en menos de lo que canta un gallo.

Eso sí, me ha dado autentico vértigo el nivel de despropósitos que se han vertido en la campaña electoral queriendo arañar votos donde creo que no había nada que arañar. “Hostilidad feroz de los adversarios políticos” lo ha llamado Iñaki Gabilondo con su notable elocuencia y lo ha dicho bien. 


Concretamente he escuchado en muchos sitios la notable ligereza verbal de Pablo Casado (líder del PP), la cual evidentemente le ha costado una gran derrota y le debería de costar algo más a lo que en España no estamos acostumbrados –al contrario que en centro-Europa- a dimitir.

Por eso decía al comienzo que de todo en la vida se aprende, pues la vida es un continuo aprendizaje. Del ejemplo de los políticos como personajes relevantes y públicos, creo que debemos de aprender todos. Mirar su ejemplo –si es que lo dan- escuchar sus propuestas y no solo mirar nuestro ombligo, sino el de los demás siendo conscientes de los auténticos dramas que se viven en la sociedad, que hay que solucionar y problemas que no se resolverán al grito de ¡viva España!

España será grande cuando cesen las desigualdades, cuando los trabajadores vean su trabajo dignamente remunerado, cuando las transacciones bancarias paguen sus tributos, cuando se respete a cada persona, cuando cada persona dependiente sea atendida, cuando dejen de matar mujeres los machistas, cuando la ecología sea un autentico asunto de estado… etc.

Así es como lo pienso desde el más profundo respeto hacia las personas de otro signo político que respetan y consideran que la sociedad es plural y no solo de unos pocos. Felicitémonos por la jornada de madurez democrática que vivimos el domingo. Apostemos por una campaña electoral a los municipios libre de crispación y donde predominen las propuestas claras y concisas, sin marear a la gente y sin prometerle aquello que no se puede cumplir.
Un saludo cordial. Fraternalmente, Floren.

martes, 23 de abril de 2019

LA VERDAD DE LA PASCUA


Pasó la semana santa, la pasión de la vivencia cofrade, vacaciones para otros y nos adentramos en la intensidad del tiempo pascual. Un periodo litúrgico que siendo el más importante en la vida del cristiano, es el más ignorado y olvidado. Nos olvidamos de hacer una continua fiesta por la resurrección. No solemos contextualizar la Pascua debidamente, pues por muchas vigilias que hagamos o muchas lecturas que leamos o por mucho bombo y platillo que le demos. Y no caemos en la cuenta de que una Pascua sin buenas intenciones e intenciones verificadas, NO SIRVE ABSOLUTAMENTE PARA NADA. 

¿Cómo es nuestro caminar? ¿Demasiado afanados en lo exterior, en el nudo de nuestra corbata, en mantener a toda costa el estatus o la cuota de poder que despliego sobre los demás? ¿El tragar lo insoportable por estar al lado de tal o cual persona? Recuerdo una reflexión repasando la trayectoria de los de Emaús, huyendo de Jerusalén por salvar el pellejo. ¿De qué huimos cada uno de nosotros? ¿Quizás de la insoportable realidad humana que nos muestra nuestro espejo a las ocho de la mañana cuando nos miramos en él?
Además de las contrariedades de la vida, muchas personas arrastran una pesada cruz que soportan incluso en pascua, toda su vida. Y en cierto modo parece que les gusta pues se cierran a la resurrección. Sus complejos, limitaciones propias y el estatus social al que voluntariamente se han sometido, le impiden avanzar y expandirse como personas. Acusan una notable falta de libertad.
Y Dios, si de verdad es Padre –yo así lo creo-, nos quiere fundamentalmente libres (Juan 8, 32).
No libres a medias, sino completamente libres. Pagando el precio que cada cual tenga que pagar, dejando atrás todo lo preciso, todo; sin dejar de ser lo que somos.
Jesús perdió lo último que se debe de perder, la vida humana. Por ello, creo que todo lo que nos aparte de la HIPOCRESIA DE LA VIDA lo hallaremos en ganancia y realización personal.
Puede estar la clave en confiar y en mantener la esperanza en Dios y en nosotros –que es lo mismo- pues en nosotros reside Dios. Una esperanza que ojalá comience por querer ser esperanza para otros. Por mitigar estragos en los demás, en no pretender ser piedra angular, ni el niño en el bautizo, ni el muerto en el entierro.
Personas. Así de sencillo. Personas que pasan por el mundo haciendo el bien indiferentemente de las prácticas religiosas a las que nos prestemos. Eso a Dios le da igual (Mateo 7, 21) a ver si nos enteramos de una vez. Lo que a Dios no le da igual es que te presentes en la oración siendo un calavera con la gente y justificando tus tropelías admitiendo el absurdo de que “eres de barro”.
Creo y sé de lo que hablo, que debiéramos todos someternos voluntariamente a un retiro espiritual auto-dirigido. Tú solo en un entorno de desierto cristianamente hablando. Sin micrófonos ni estrados. Una tenue música, la Palabra de Dios y una flor como ofrenda. Y un espejo en el que mirarse para encontrarse con la inmediatez de nuestra realidad, nosotros mismos y nuestro reflejo.
En todo esto y siguiendo a Mahatma Gandhi en el texto que nos ofrece el siempre franciscano José Arregui, “La Verdad”.

La Verdad como camino hacia la Pascua.
La Verdad como destino de la Pascua.
La Verdad como vertebración de nuestra Pascua.
La Verdad como ejemplo para la Pascua del otro.
La Verdad como aval ante la sociedad.
La Verdad ante Jesucristo.
La Verdad responsable asistida por el Espíritu.
La Verdad que da paz a las almas.
La Verdad que tranquiliza las conciencias.
La Verdad del duro trabajo.
La Verdad del amor sincero y sin reservas.
La Verdad de ti mismo.
¡¡ Tu Verdad, que es la Verdad de Dios ¡!

viernes, 12 de abril de 2019

GRACIAS SEÑOR


“Hoy vengo a decirte gracias, gracias por todo Señor. Gracias Señor por la vida, gracias Señor por el sol, gracias Señor por mis padres, gracias por todo Señor”. La imagen de nuestro Padre Jesús, la Virgen de los Dolores y otras imágenes son lo que se llaman mediaciones de Dios. O sea, a través de ellas evocamos unos sentimientos, sensaciones pensamientos o desarrollamos determinadas acciones…etc. El hecho es que Jesús es Jesús. Señor de Estepa y algo que llevamos inculcado en nuestro ser desde el plano creyente, cultural…etc. Incluso un cristiano pragmático como yo no deja de estremecerse ante su imagen. Una de las cosas que conseguí hace tiempo es lograr centrarme en su cara y ver la de un hombre absolutamente destrozado, que por amor a la causa de la humanidad, por ternura hacia la mujer y el hombre de cada tiempo; se dejó la piel, NO en el intento, sino que puso el fermento de lo que sería un movimiento que -con sus luces y sombras a día de hoy- transformó el mundo, el REINO DE DIOS.
Hoy he ido a verle a Él, a Jesús y a su madre para darle gracias. A través de los acontecimientos que cada cual vive, la vida nos educa. Nos envuelve en sabiduría, nos hace responsables y nos lleva a priorizar lo que verdaderamente merece la pena. Siempre hay cosas, cada cual arrastra su cruz más o menos grande, pero no se me ocurrirá ir en busca del Señor para molestarle con “peleítas” de 3 al 4. Noo, eso ya se superó.

Rememoré en su presencia la canción con la que comienzo este pequeño artículo, “hoy vengo a decirte gracias”, enseñada a los peques de hace treinta años por nuestras muy queridas y recordadas monjas de la guardería, Rosa, Eloísa, Pastora, Concha, Victoria…etc. Nunca he olvidado la canción y hoy la canto a voz en grito. No es que me esté haciendo el machote –que lo soy, cuidado…jejeje-. Es que es una realidad. Me siento hombre libre, querido, muy muy respetado por las personas y apoyado desde muchas perspectivas y con UNA FE INQUEBRANTABLE.
Mi amor hacia Jesús Nazareno de Estepa es eterno, aunque nos veamos poco, aun a pesar de lo que pueda pasar. Y el rostro de su madre es el de mi propia madre, Epifanía cuya virgen es el amor de sus amores. Acabo. Recordaré aquí a mi querido Manuel Santos Ortega, que también amaba a la Virgen de los Dolores de Jesús y que le dedicó estos versos que expresan divinamente mis sentimientos.

“Que pura flor tu dolor,
madre mía de los Dolores.

Si mis penas son tus penas,
tus dolores mis dolores;
para ti son mis amores
mi virgen de gracias es plena.

De mi madre yo aprendí
el amor que te profeso.
Hoy mi homenaje es un beso,
para ella y para ti.

¡Ya te cantaré sin fin,
con tu cara me embeleso,
cara de nardo y rubí!

Y si alcanzo tus favores
que sepa sufrir contigo,
madre mía de los Dolores”.

Como dice mi papá: “bendito sea Dios que nos da pena, alegrías y nos da de todo”. Buena semana santa a todos/as, nos vemos en Pascua de Resurrección. Ahh y cuidado con las torrijas, que decís que no pero poco a poco os las coméis… jejejejeje.


HOMOSEXUALIDAD E IGLESIAS


Hace unos días vi la película recién estrenada IDENTIDAD BORRADA [1] protagonizada magníficamente por  Lucas Hedges, Nicole Kidman y Russell Crowe entre otros actores. La película basa en hechos reales se basa en la experiencia del hijo de un pastor al cual ante su homosexualidad manifiesta le envía su padre a una terapia para dejar de ser gay. Lo envían en nombre de Dios y Cristo, a una terapia del horror. Ahí lo dejo por si alguien quiere verla. 
Es una absoluta coincidencia que precisamente en España en estos días más de medio país se escandaliza con la certeza de que también en la Iglesia Católica española existen estas terapias del horror para dejar de ser gay, aunque se suavice admitiendo que solo es desde el plano espiritual. Una burla vistas las grabaciones clandestinas de periodistas, gracias a los cuales estas cosas no se hubieran sabido. ¡Y DEBEN SABERSE!
La gente está muy cabreada, sí lo está y no le falta razón. Pues como digo triste y nuevamente en toda España de nuevo se habla de homosexualidad e Iglesia. De cursos que hacen en la diócesis de Alcalá de Henares y otros lugares del mundo, para que los que son gays dejen de serlo. Del apoyo de la conferencia episcopal española a estos cursos del horror [2]. Esto además de ser una estupidez es una incongruencia, pues cada persona es creada por Dios a “su imagen y semejanza”. 

Lo cual quiere decir que Dios tiene –en sí mismo- bastante de usted y de mí seamos homosexuales o heterosexuales. Dios tiene mucho de cada una de las personas que pueblan el mundo. Así lo creo yo.
De lo que digan los obispos a mí particularmente me da absolutamente igual, pues desde hace tiempo tengo muy claro que son hombres que viven en un estrato de la sociedad completamente distinto al de la mayoría de las personas. No digo que sean ni buenos ni malos, habrá de todo; y siendo así tienen mi respeto –solo y exclusivamente- como personas. Pero ellos están en su sitio y usted y yo como creyentes, frente a ellos somos el último botón de la cremallera de macaco. Sí, que nadie se engañe.
Eso sí, volveré a decir que ME ENTRISTECE MUCHO el nivel en el queda el Evangelio de Cristo cuando se escuchan las barbaridades que se escuchan por boca de algunos obispos, tales como comparar la unión de dos hombres con la de los perros[3] (Monseñor Catalá obispo de Málaga). Yo se que Jesús de Nazaret vive en usted y en mí y que no necesita más que personas en el mundo con determinación de abrazar, decir la verdad y ser fraternos sin preguntarle a nadie de donde viene o a donde va. 

Esa dualidad con la que se maneja el evangelio en la Iglesia ya la hemos superado muchas personas. Pero es cierto que otras muchas personas sienten un auténtico hastío pues su referente son los sacerdotes, los obispos, el propio Papa –que a los gays nos llama raritos- el cual no acaba de acercarnos esa primavera que se prometía y que ni eclosiona ni lo hará en función de las presiones que ese pobre hombre recibe de los propios muros del Vaticano.
Es una barbaridad que cualquier persona en nombre de Dios pretenda someter a una persona a una terapia del horror para dejar de ser, lo que por naturaleza es. ¡Basta de utilizar el nombre de Dios para horrendas justificaciones!
Es un escándalo que los que hablan de “antinatura” sentando cátedra, se afanen en hacer cursos para transformar la NATURALEZA PROPIA que a una persona le es conferida por Dios Padre y que la Iglesia considera que es una perversión de la vida. Todo esto viene de una obsesión denodada por el sexo, la genitalidad, por una tergiversación absoluta del concepto de virginidad y de tantas y tantas cosas como a lo largo de la historia le hemos achacado a Dios, importándole a Dios un rábano lo que hagamos de cintura para abajo. No así con lo que hagamos con el corazón, ya que en Jesús Dios nos enseña que el único camino en la vida es el amor.

“Sobreviví a un centro de conversión gay: esas terapias te llevan al suicidio”. Palabras de una entrevista el “EL PAIS” [4] a Garrard Conley, hijo de un pastor baptista que ingresó en un centro de conversión en 2004. Su experiencia, narrada en su autobiografía 'Boy Erased' (Dos Bigotes) es la película que vi ayer recién estrenada en los cines.
Acabo. Siento dolor por tanta noticia perversa que se escucha por boca de “hombres de Dios”. Siendo dolor porque causan mucha angustia sobre muchas personas que lo pasan mal y no acaban de ver una Iglesia entregada a LA PERSONA su vida y dignidad. Siento lástima por tantas personas que en la Iglesia se dejan lo mejor de sus vidas, que son reflejo de Cristo, a quienes quiero y personas a las cuales estos titulares episcopales les dañan y mucho. Siento pena por la juventud que EN ABSOLUTO ve incentivo alguno para acercarse a escuchar en la Iglesia el mensaje de Cristo si no es a través de la pastoral de la obligatoriedad. Siento pena por los que poco a poco nos vamos quedando en el camino.  Personas a las cuales el sentido de comunidad cristiana se nos va diluyendo como la arena de la playa se nos escurre por entre los dedos de la mano. No así el sentido de comunidad humana donde –desde luego- habita Dios, al que QUIERO Y AMO.

No perdamos de vista que al final todo lo alienta el Espíritu y este mismo Espíritu nos muestra el camino, nos va mostrando un sendero por el que a través de los años y las experiencias, vamos percibiendo las cosas con más clarividencia, más sabiduría, templanza y siempre con determinación.
No sé que le parecerá este escrito a más de uno. El de siempre aprovechará para imprimirlo y enviarlo a la autoridad eclesiástica. ¡Pues oye, genial! No somos enemigos aunque -de momento- estemos lejos de la fraternidad. Sigamos caminando, al menos en paz y bien.

miércoles, 3 de abril de 2019

40 AÑOS DE AYUNTAMIENTOS DEMOCRÁTICOS

Creo que todas las personas que confiamos en el estado de derecho y en la democracia, tenemos sobrados motivos para felicitarnos hoy. Sobre todo reconocer el esfuerzo de todos los que siendo de distintas ideologías políticas consensuaron y estructuraron el estado constitucional en el que vivimos. De todos los alcaldes y alcaldesas que cogieron por vez primera la vara de mando, sin dejar de participar de la vida vecinal y administrando la democracia desde el ayuntamiento como casa de todos.

Fue muy importante para muchas personas el saber que su voto valía -y vale- lo mismo que el del rico o el que hacia distinción de clases. Eso le dio dignidad a mucha gente y las hizo grandes y útiles. Gente sencilla, currante y trabajadora.

Merece la pena que esta trayectoria se conozca. Sea conocida por los jóvenes y recordada por los menos jóvenes, para que entendamos que en la democracia como en los derechos y libertades no debe de haber NI UN PASO ATRÁS.

Que no venga luego nadie diciendo: "yo es que no lo sabia, no me lo imaginaba". Si, si, el retroceso está a la vuelta de la esquina y lo conquistado no fué América, sino nuestros DERECHOS Y LIBERTADES; los cuales hoy están en serio riesgo.
Felicidades a todos los que hicieron posible los ayuntamientos democráticos. Felicidades por estos 40 años de democracia local.
Y ánimo a las personas que con toda la determinación del mundo y su afán por el servicio público, trabajan -y trabajaremos- con ilusión para perseverar y continuar con la democracia local.
 #AyuntamientosDemocraticos #40AñosDemocraciaLocal#ContigoCreamosEstepa #HazQuePase #EspañaDemocratica#EstadoConstitucional

domingo, 3 de marzo de 2019

TRAQUETEOS A 8,16€


Hoy he recibido en La Salada una grata visita de un hombre muy apreciado, de un pueblo cercano. Me ha recordado un artículo creo que de hace más de quince años, por la parte más corta. TRAQUETEOS A 8.16€. Me compara con Antonio Burgos, algo absolutamente osado por su parte, pero reconozco que me motiva mucho el que haya personas que aprecian mi capacidad redactora y mordaz –si fuera precisa-. Lo tenía bastante guardado pues fue publicado en el periódico “La Voz de Estepa”. Lo rescato para darle un poco de aire y frescura. Ahh, fue real como la vida misma… jajajaja, lo que nos hemos reído recordando mi periplo en el Bus de Sevilla a Estepa.

Traqueteos a 8.16€ (iva incluido)

“No se podría llevar de viaje un fardo más precioso que una provisión de buen sentido”(Proverbio Islandes) Pero este año no seré viajero en distancias largas, no me dedicaré a visitar mi anhelada Turquía como tenía pensado, porque acabo de casarme. ¡Tranqui, tranqui!. Mi matrimonio conyugal ya llegará si mi destino así lo traza, y si encuentro a la persona adecuada. 
Mi matrimonio actual al que me refiero es con Caja Rural, con la que tengo contratada una hipoteca cuya fidelidad se prolongará a lo largo de los años y algunas canas. Pero hace días fui viajero y usuario de autobús en distancias relativamente cortas. Como vengo haciendo desde hace años, llevo a un amigo a su retiro veraniego por la parte costera de Huelva. 
Nuestra ida es en su turismo y mi regreso a Estepa es en autobús. Lo que quiere decir que, si al destino tardamos unas dos horas y pico en llegar, el regreso -teniendo en cuenta que tengo que hacer tres transbordos de autobuses- se prolonga a lo largo de unas cinco horas y pico. Es un día que gustosamente dedico a hacer este viaje. Desayunado, aseado y siempre ilustrado con la novela que me leo en la actualidad y que me ayuda a evadirme de los tiempos muertos o esperas en las estaciones. 
El primer autobús estuvo bastante bien para ser un trayecto corto de unos veinticinco kilómetros. El segundo trayecto de Huelva a Sevilla, fue masificado pero directo en su transcurso, sin pausas y solamente aderezado con los fastidiosos olores de alguna que otra axila mal atendida, pero cuya circunstancia es comprensible y soportable teniendo en cuenta las altas temperaturas fuera del autobús. 
Porque dentro el aire acondicionado era una autentica realidad. Dará fe de ello una anciana señora del barrio sevillano de Los Remedios, a la que en calidad de antiguo monaguillo dije innumerables veces ¡Jesús!, porque se estaba destemplando y no paraba de estornudar; ¡Jesús! Al llegar a Sevilla nos recibió una flama propia de las fechas y que casi nos hizo retroceder a los viajeros hacia el interior del autobús. 
¡Pero había que seguir para llegar a Estepa! Digamos que lo más penoso de este día comienza cuando después de una rápida fanta de limón y su correspondiente tapa de huevas de bacalao (riquísimas por cierto), me dispongo a subir al autobús destino Estepa y propiedad de la compañía LINESUR. 
8.16 € me costó el billete, aunque hubiera pagado el doble por un poco mas de bienestar. Bueno, yo no soy catastrofista pero si tengo que calificar el trayecto cuya duración es de dos horas y sus diez minutos, no me queda más remedio que admitir que CERO PATATERO. Los suelos del autobús estaban limpios, y el conductor era un buen profesional por ese lado –que no es poco- todo bien. Pero en lo que se refiere a lo confortable, pues déjeme que le diga que la pulcritud y ausencia de ruidos brillaban por su ausencia. 

El techo del transporte estaba como tapizado de algo parecido al turquesa, color que junto al blanco sucio se nos ha puesto de moda en los vestuarios de bodas y otros aspectos tanto textiles como ornamentos del hogar. ¡Porque casi todo el mundo lleva algo turquesa! 
Lo que pasa es que el techo presentaba tal brillo y tales manchas de humedades que bien parecía que se nos estaba calando el vehículo por las lluvias invernales. Para colmo un junquillo de metros de largo estaba medio suelto y cuando aquello circulaba por los baches de la decana A-92, hacia tal ruido que era imposible conciliar un poco de sueño. 
A esto le sumaremos el constante ruido de la aceleración del vehículo. ¡Vamos, cuando el conductor pisa el acelerador! Es imposible pedir una insonorización total, pero escuchar la aceleración de este autobús como si un avión Boeing 747 nos sobrevolara a dos metros de distancia es para …(me voy a callar). 
El aire acondicionado no era “pa” tirar cohetes, estaría sobre 24 grados ya que alguien delante mía machacaba las varillas de un abanico al golpe de dale que dale. El cambio de marchas, una terribleza. Yo llegue a pensar que bajo los asientos en la cubierta inferior, había una persona realizando el cambio de marcha a base de martillazos. 
¿Estaremos dejando un rastro de tornillería a nuestro paso?, dijo alguien tras de mí. Y así comenzó el viaje pensando que eso sería todo. Pero ingenuo de mí, aun nos esperaba las bandas reductoras de El Arahal y la resistencia del autobús a sortearlas de una manera amortiguada. Cuando llegamos a la Puebla y se presentaron los pasos de peatones elevados, déjeme que le diga querida o querido lector que yo por unos momentos cerré los ojos y ante los descomunales saltos rememoré mis infantiles años de octava de los Remedios montado en el “Sapito” con mi amigo Nene y otras hiervas. 
Esto fue este año, y el pasado vendieron más billetes de la cuenta y hubo overbooking en el autobús. Y haciendo gala de amabilidad en el 2006 deje mi asiento a una señora embarazadísima que hizo el favor de bajarse en Aguadulce. Yo hice el trayecto en las escalerillas y le aseguro que en otra ocasión dejo que a la fecundada señora se le rompa la fuente en pié -es broma desde luego-. 
En fin esta es mi experiencia con LINESUR, y tengo la seguridad de que todos los autocares no serán iguales. Pero si cuando usted se monte en uno de esta compañía observa que la matricula es CO-0822-AW, prepárese y quítese las dentaduras si son postizas sino quiere tirárselas encima al conductor. ¡Y menos mal que están financiados por la Junta de Andalucía, que si no nos teníamos que poner un yugo al cuello y tirar los usuarios del destartalado autobús!

miércoles, 27 de febrero de 2019

GRANDE NUESTRA TIERRA ANDALUZA - 28 FEBRERO DÍA DE ANDALUCÍA

Resultado de imagen de bandera andalucia
Le he pedido a mi hermano José unos versos para cantar la grandeza del 28 de Febrero el día de Andalucía, mi tierra.

Una tierra de la que me siento más que orgulloso, porque la considero madre y a cuya dignidad ha contribuido cada trabajador, jornalero del campo, industrial y cualquier persona de bien que sienta el arraigo de esta maravillosa región, adelantada y moderna y donde las personas somos dignas –o debemos serlo- y donde se respeta a cada cual sea quien sea, mientras viva por y para la convivencia pacífica.

Espero que no retrocedamos en derechos ni en libertades, pues las alianzas políticas puede que a todos nos duelan la cabeza y bastante. Muchas cosas creíamos conquistadas, pero está claro que el retroceso puede estar a la vuelta de la esquina y es algo que no me gustaría.

¿Ojalá todos y todas nos comprometamos con el progreso de nuestro pueblo y nuestra aportación a la grandeza de nuestro país, España, del que nos enorgullecemos igualmente!

¡Ojalá nos juntemos todos para presentar una barrera contra aquellos que pretenden dilapidar los derechos conquistados con sudor y lágrimas! Ojalá nuestro compromiso sea siempre con lo público y con la libertad.

¡¡Feliz día de Andalucía!!
¡Viva Andalucía libre, hoy y siempre!
Por los surcos del recuerdo y el legado
hoy honramos con orgullo esta memoria,
andaluces que son parte de la historia
revivida y nunca anclada en el pasado.
Y este pueblo que vivió sacrificado
consiguió dejar la faz de iniquidad,
hombres libres y mujeres de igualdad
con esfuerzo y con trabajo apasionado.
Blas Infante puso aquí su sementera:
¡Andaluces levantaos, caminad,
pedid tierra, pedid paz y libertad!,
verde y blanca siempre Estepa en su bandera.
(Poesía de mi hermano José María Díaz Fernández)