CARTUJO CON LICENCIA PROPIA

miércoles, 22 de febrero de 2017

EX CÁTEDRA, LA VOCACIÓN DE TESTIMONIAR

Ex cátedra, la vocación de testimoniar
Cátedra significa asiento o sede, desde el cual se imparte una determinada enseñanza o ejemplo; y también lugar del que emana una determinada autoridad y desde el que se gobierna. Sin ir más lejos, el arca de la alianza era la sede de Dios. Un cajón de madera donde residía el poder de Dios y donde nadie se podía sentar. 

La iglesia católica llevó la cátedra al culmen de su celebración, al considerarla el elemento más significativo de la autoridad del pontífice. El cual,  “cuando habla ex cathedra, por la asistencia divina que le fue prometida en la persona del bienaventurado Pedro, goza de aquella infalibilidad de que el Redentor divino quiso que estuviera provista su Iglesia en la definición de la doctrina sobre la fe y las costumbres; y, por tanto, que las definiciones del Romano Pontífice son irreformables por sí mismas y no por el consentimiento de la Iglesia. Y si alguno tuviere la osadía, lo que Dios no lo permita, de contradecir a esta nuestra definición, sea anatema.” Este texto pertenece al capítulo 4º de la 1ª Constitución dogmática vaticana “Pastor aeternus” del 18 de Julio de 1870. 
En resumidas cuentas, el origen de esta fiesta es señalar la autoridad de los papas. Lo que ocurre es que aun en este siglo en el que vivimos, el progreso y la inquietud de la mente de la persona que viva su existencia con coherencia, nos lleva a observar ejemplos que contextualizan o actualizan ciertas actitudes o circunstancias, hasta llegar al origen de aquello en lo que fue o pudo ser. 

"ojalá en esta fiesta de la cátedra de san Pedro y lejos de celebrar la autoridad papal que Francisco ha diluido con humanidad y fraternidad, celebremos junto al papa y todos los creyentes la posibilidad de compartir con Pedro y sus sucesores la capacidad vocacional de ser testigos"

Me explico. El papa es una autoridad influyente e indiscutible en el mundo. Puede que sea hoy superado por el señor Trump y sus despropósitos de gobernante déspota. Pero en Francisco hemos visto un cambio radical en lo que supone la vocación del obispo de Roma y su condición de “siervo de los siervos de Dios”. 
Esto no quiere decir que el Papa prescinda de seguridad y del protocolo propio que se deriva de su responsabilidad; pero son notables los ejemplos de desprendimiento, llaneza y humildad y sobre todo fraternidad, con los que este hombre se mueve por el mundo. Puede que no todo sea maravilloso y bueno a los ojos de todas las personas. 

No olvidemos que la iglesia es una institución que se mueve a paso de caracol, pues para avanzar requiere del peso de la historia y del magisterio, que en ocasiones hace imposible la evolución de dogmas o principios. 
En el momento de la historia en el que vivimos, reniego de esta fiesta de la cátedra de Pedro como fiesta de la autoridad papal. Dios nuestro Padre, que nos ama y nos busca, no nos ha dado más autoridad a cada uno de los hijos e hijas de Dios, que el poder de testimoniar la Palabra de Dios en el mundo; para llegar por medio de nuestras obras, a la transformación de los corazones. 
No debe ser óbice de este planteamiento, ni la fiesta litúrgica en sí, ni las celebraciones que por tradición se hagan y que no perjudican a nadie. Pero no debe perderse de vista que la vocación –no el ministerio- de Pedro y los apóstoles, es una vocación de la que todos participamos sin menoscabo de la responsabilidad –no autoridad- que todos tenemos, no ya en la Iglesia, sino en cualquier asociación de personas y en la sociedad en sí misma. 
¿Qué es eso de curas y personas que se comportan al uso de lo que dicta su voluntad e imponiendola, considerándose a sí mismos como portavoces de Dios? Solo faltaba eso. “Te daré las llaves del cielo”, dice Jesús en tres ocasiones en los sinópticos. Una a Pedro, otra a los apóstoles y la última a todos los creyentes. 
Visto lo cual, ¿quién tiene más derecho a tener las lleves del cielo? Pues toda persona que haga de su vida un evangelio vivo, una buena noticia allí donde vaya. Esa persona estará caracterizada por la prudencia, la amorosidad, la capacidad de ser justa, fraterna y comprensible. Será espiritual sino mística y la columna vertebral de su vida, será la Palabra de Dios. Acabo fijándome brevemente en un ejemplo del antiguo testamento. 

La profetisa Débora, juez de Israel (Jueves 4-5). Era mujer de Lappidôt y una mujer que por aclamación gobernó Israel tras la época de Josué. Su cátedra era una palmera bajo la cual se sentaba a administrar justicia y atender las numerosas cuestiones que le planteaba el pueblo. No llegó a este cargo por designación de ningún poderoso, sino por aclamación popular en honor a sus virtudes. No en balde era proclamada “madre de Israel” (Ju5,7b).
 Por lo tanto, ojalá en esta fiesta de la cátedra de san Pedro y lejos de celebrar la autoridad papal que Francisco ha diluido con humanidad y fraternidad, celebremos junto al papa y todos los creyentes la posibilidad de compartir con Pedro y sus sucesores la capacidad vocacional de ser testigos, ejemplos virtuosos y proclamadores de vida, paz y justicia en el nombre de Jesús resucitado que viene a nosotros en el silencio de nuestra vida. Descifremos su rostro decididamente.

¿No oíste sus pasos silenciosos?
Él viene, viene, viene siempre.
En cada instante y en cada edad,
todos los días y todas las noches,
Él viene, viene, viene siempre.
He cantado en muchas ocasiones y de mil maneras;
pero siempre decían sus notas:
Él viene, viene, viene siempre.
En los días fragantes del soleado abril,
por la vereda del bosque,
Él viene, viene, viene siempre.
En la oscura angustia lluviosa de las noches de julio,
sobre el carro atronador de las nubes,
Él viene, viene, viene siempre.
De pena en pena mía,
son sus pasos los que oprimen mi corazón,
y el dorado roce de sus pies
es lo que hace brillar mi alegría.


(El viene, viene, viene siempre. Rabindranath Tagore)

lunes, 20 de febrero de 2017

RENOVAR LA PRESENCIA DE LA IGLESIA EN LA SOCIEDAD - José María Castillo - Teólogo

¿QUÉ URGE MÁS RESOLVER EN LA IGLESIA?
José M. Castillo

Los problemas, que hoy más preocupan a clérigos y laicos que actualmente se interesan por los asuntos de la Iglesia, ¿son los problemas más graves que tiene le Iglesia en este momento? ¿son esos los problemas que hay que afrontar cuanto antes?

Creo que es urgente afrontar estas preguntas porque no sé si lo más apremiante, en este momento, es aclarar si los divorciados vueltos a casar pueden o no pueden recibir la comunión. Como tampoco sé si no admite espera posible el hecho de que cuatro cardenales (y algunos grupos integristas) estén en desacuerdo con el papa Francisco. Por supuesto, es un asunto muy grave la cantidad abrumadora de abusos de menores, el hecho de que el Vaticano ni ha firmado, ni pone en práctica, los derechos humanos. Ni los puede poner mientras siga en vigor el actual Derecho Canónico. Con las enormes consecuencias que todo esto entraña.
No sé si estoy en lo cierto al plantear estas preguntas y estas dudas. En cualquier caso, a mí me parece que, debajo de estas cuestiones, hay un problema de fondo que nos asusta. Y nos asusta de verdad. Me refiero a la relación que tiene, mantiene y vive esta Iglesia, que tenemos, con el Evangelio de Jesús.
No estoy dudado de si la Iglesia cree o no cree en el Evangelio. Eso, por supuesto, está fuera de duda. Es más, si el Evangelio ha llegado hasta nosotros, eso se lo debemos a la Iglesia, que lo ha creído y lo ha enseñado a lo largo de los siglos. Pero es que el problema no está en si la Iglesia cree o no cree en el Evangelio. El problema está en si la Iglesia vive o no vive el Evangelio. Más en concreto, a mí me parece que el problema está en si la Iglesia, tal como la vemos y la vivimos, “sigue” o “no sigue” a Jesús. Porque no olvidemos esto nunca: el problema más grave, que planteó Jesús (según los evangelios) fue el problema del “seguimiento”. De manera que incluso la fe, en Dios y en Jesús, se hace imposible cuando se divorcia y se desentiende del seguimiento de Jesús. Y lo que yo veo, tanto en la Jerarquía como en los fieles, es que la Iglesia vive preocupada por la fidelidad de los cristianos a la fe. La fidelidad al seguimiento de Jesús no le quita el sueño a nadie. Y conste que, concretamente en los evangelios sinópticos, mientras que la fe se menciona 36 veces, del seguimiento se habla 57 veces.
Y es que la fe, como conjunto de creencias y prácticas religiosas, se puede reducir fácilmente a un asunto privado y a una serie de costumbres que integramos en nuestra vida sin demasiados problemas. Mientras que el seguimiento de Jesús, si nos atenemos a los relatos de los evangelios que lo explican, exige – como punto de partida – fiarse de Jesús hasta tal punto, que se renuncia a lo más fundamental (familia, trabajo, dinero, seguridad, proyectos…) porque asumir la forma de vida de Jesús es más determinante que todo lo demás.

¿No estamos haciendo en la Iglesia una especie de componenda entre fe y seguimiento, que termina no siendo ni lo uno ni lo otro? Me temo que estamos – y vamos a seguir – angustiados por temas marginales, mientras que, al problema capital de la Iglesia, nunca nos atrevemos a hincarle el diente. Y así, nos interesan una serie de asuntos secundarios, al tiempo que la relación de fondo entre la Iglesia y el Evangelio, ahí está. Y seguirá estando hasta que el “ser o no ser” obligue a tomar en serio el problema que de verdad nos urge. Como urge un salvavidas al que se está ahogando.   

jueves, 16 de febrero de 2017

BIENAVENTURANZAS DE LA BONDAD

Dichosos los que son lo suficientemente humildes como para aceptar ser juzgados.
Dichosos los que tienen bastante delicadeza para llevar el sufrimiento como si fuera el suyo.

Dichosos los que son lo suficientemente abiertos para buscar un camino nuevo, diferente de la agresiva afirmación de uno mismo.
Dichosos los que se esfuerzan por vivir realmente en la gracia. No juzgarán precipitadamente y no serán lentos en perdonar.
Dichosos los hombres y mujeres íntegros, que se oponen a la injusticia engendrada por un ejercicio sutil del poder.
Dichosos los que son conscientes de ser responsables de la paz.
Dichosos aquellos que están dispuestos a aceptar la persecución que espera a los hombres íntegros, que, en presencia de un poder implacable, se comprometen con la justicia y la paz.
¡Llenos de alegría, vamos por el camino del Señor!
Señor, bendícenos ahora, porque tenemos el deseo de vivir a tu manera en medio de los conflictos de hoy!
*
Anónimo
P.D. ofrecidas por el Hno. Nando en Facebook.

viernes, 10 de febrero de 2017

SE MARCHÓ CONCE

SE MARCHÓ CONCE

Te marchaste Conce. Desde luego, si hay ejemplos de personas que se aferran a la vida tú eres indiscutiblemente uno de ellos. Pediste toda la prorroga posible, pero tus días –como los de todos- estaban escritos. Tal y como está hoy la esperanza de vida, te has marchado demasiado pronto, pero eso es algo con lo que tenemos que vivir.


Pero quiero decirte algo, Conce. La autentica lástima de tu marcha, es por el bien, la amistad y la bondad que podrías haber derrochado entre tu gente, si hubieras llegado a una larga ancianidad. Toda Estepa sabe de tu modestia, de tu enorme humildad; pero es que hacen tanta falta en el mundo, vidas y testimonios como el testimonio que nos has dado a todos en vida.

Quienes te conocen de cerca y quienes te conocemos un poco desde la distancia, hemos sabido apreciar las bondades, no solo de tu corazón; sino de tu estirpe y la de tu familia. Los “Hijinios” no son cualquier cosa, porque ni tú ni tu padre y tu madre y tus hermanos, sois cualquier cosa. Hoy miramos al cielo y preguntamos a Dios, el porqué ha permitido tu marcha.

Tú eres tan buena, Conce, que seguro nos dirías con tu cara de bondad: -muchachos, que me ha llegado la hora como a todo el mundo le llega. Pero hoy son muchas las personas que te lloran Conce. Las lagrimas de la familia y sobre todo de los amigos y amigas, son el mejor tributo a la marcha de una persona buena, y desde luego tu BONDAD HAY QUE ESCRIBIRLA CON LETRAS DE ORO EN EL LIBRO DE LA VIDA.

Ahora que ya vives junto a Dios, en el que nunca perdiste la fe pues por Él te sentiste querida, ahora que vives con tus padres y con tu esposo; ayúdanos desde el cielo a ser personas de tu talla, de tu bondad y de tu paz. Que tus amigas “mantecaeras” que hoy te lloran, nunca olviden que llevarse bien en el trabajo es lo más bonito del mundo.

Que tu familia –a quien Dios pagará sus cuidados para contigo-, tenga el consuelo de que tu amor les llega desde el cielo. Que tus amigas y amigos, cuando miren al cielo y vean esa estrella brillar, vean en ella tu sonrisa y tu bondad.

Ayúdanos desde allí Conce, a no olvidar las cosas sencillas y buenas que hicieron de ti, una mujer de sobresaliente en el mundo. Esa será nuestra esperanza. Hasta siempre, buena persona. Descansa en la paz de los bueno, porque tu vida y obras, fueron una bendición de Dios.
Recibe este tributo póstumo, que te dedico.

Un beso eterno de Floren. 
p.d. Apoyaré cualquier iniciativa que conlleve la colocación de una placa en la Ermita de San Marcos, para perpetuar la memoria de Conce y sus antepasados, en el cuidado y cariño de esa pequeña iglesia.

lunes, 6 de febrero de 2017

LA REFORMA DE LA LITURGIA - José María Castillo, Teólogo

LA REFORMA DE LA LITURGIA
            José M. Castillo

            La Iglesia se ha organizado de manera que la liturgia, como “culto sagrado”, da la impresión de que, para mucha gente y en la práctica diaria de la vida, es más importante que Dios. Y, por supuesto, es más determinante de sus costumbres y hábitos de vida que el Evangelio. Por eso resulta comprensible que el cardenal Sarah, prefecto de la Congregación del Culto Divino, pretenda detener la reforma litúrgica que puso en marcha el concilio Vaticano II.
            ¿Qué explicación puede tener esta pretensión de inmovilismo y conservadurismo del cardenal Sarah? ¿Por qué hay todavía gente que echa de menos la misa en latín o las ceremonias litúrgicas a la antigua usanza? El problema, que plantean estas preguntas, es más serio de lo que algunos se imaginan. El “hecho religioso” es tan antiguo como el ser humano. O sea, la religión nació hace unos cien mil años.
Pero la religión nació de tal manera que lo primero, lo más original, en el hecho religioso, no fue Dios, sino los ritos. Concretamente, los ritos de sacrificio. Se mataba un animal, según un ceremonial predeterminado, y eso aglutinaba al grupo (de cazadores trashumantes) y, según parece, producía un efecto tranquilizante y pacificador de los naturales sentimientos de culpa, que brotan en todo ser humano. Seguramente el trasfondo de estas conductas se comprende a partir de lo que es el sacrificio en sí. En efecto, la práctica sacrificial expresa simbólicamente que toda vida se mantiene y perdura a costa de matar otras vidas (H. Seiwert, G. Theissen). Esto es duro. Pero es así. Y vale también para los vegetarianos (los vegetales son vidas). Sí, podemos seguir viviendo porque matamos otras vidas.  
Esto supuesto, lo que se puede asegurar (como hecho sobradamente demostrado), es que “Dios es un producto tardío en la historia de la religión” (G. van der Leeuw, K. Lorenz, W. Burkert). ¿Cuándo empezaron los humanos a pensar en Dios? No es posible precisarlo. Se sabe con seguridad que la idea de Dios está indisociablemente unida a la práctica del sacrificio. En todo caso, en las prácticas religiosas, que conocemos hasta el Neolítico (unos 11.000 años a. C.), al menos en Europa, no hay rastro de creencias o relación alguna con Dios. O sea, el ser humano practicó rituales religiosos relacionados con la caza, con la muerte, con el paso a otra posible forma de vida. Y ésa fue su religión durante unos 90.000 años.
Se comprende por eso que, por ejemplo, la profesora Ina Wunn (Universidad de Hannover) haya escrito una historia, de más de 500 páginas, sobre “Las religiones en la Prehistoria”, un gran volumen donde ni se menciona a Dios. Sin duda alguna, el ser humano tiene integrada, en su larga existencia de 100.000 años, la práctica fija y firme de los rituales sagrados. Una experiencia que los humanos tenemos más integrada en nosotros que la idea de Dios o nuestra relación con él.
Esto es lo que explica que haya tanta gente que es más fiel a la exacta observancia de los ritos sagrados, que a su correcta relación con Dios. Y es que los ritos son acciones que, debido al rigor en la observancia de las normas, llegan a constituir un fin en sí mismos. De donde resulta que, en el ámbito de la conducta, ocurre con frecuencia que el “rito” se sobrepone al “ethos” (G. Theissen). Y, entonces, nos encontramos con el hecho, tan frecuente entre los cristianos, de quienes son fieles observantes de normas y ceremonias sagradas, pero al mismo tiempo dejan mucho que desear en su conducta. O son sencillamente gente sin vergüenza.
Pues bien, habida cuenta de lo que acabo de explicar, se comprende que, ya en el Antiguo Testamento, el enfrentamiento de los Profetas con los Sacerdotes fue frecuente y hasta mortal. Pero, sobre todo, esto es lo que explica la originalidad de la vida, la conducta y las enseñanzas de Jesús. La relación de Jesús con los observantes (sacerdotes, levitas, fariseos, maestros de la Ley) fue un constante enfrentamiento. Como fue un conflicto su relación con el Templo. Jesús no instituyó ningún ritual. Ni la cena de despedida fue un ritual, cosa que dejó patente el IV evangelio. Ni la muerte de Jesús fue un sacrificio sagrado. Aquella muerte no podía ser un “sacrificio ritual”. Fue un “sacrificio existencial”, como quedó patente en la carta a los Hebreos (7, 27; 9, 9-14) (A. Vanhoye). De ahí, la exhortación final: “No os olvidéis de la solidaridad y de hacer el bien, que esos sacrificios son los que agradan a Dios” (Heb 13, 16).

El integrismo litúrgico del cardenal Sarah es un asunto grave, muy grave. Es un asunto que toca el corazón mismo del Evangelio. El que tranquiliza su conciencia porque va a misa, reza por la mañana y por la noche o cosas por el estilo, si no es honrado, transparente y practica la justicia, por encima de todo, es un farsante que, más que engañar a la sociedad y a la Iglesia, es un indeseable que se engaña a sí mismo. Mientras la Iglesia no resuelva esta gran mentira, no va a ninguna parte. ¿Se comprende por qué hay tantos cristianos que no soportan al papa Francisco?   

viernes, 3 de febrero de 2017

ORACIÓN DE LOS SESENTA AÑOS. Dedicada a Mª Carmen Mesa Valderrama en su 60 cumpleaños.

Señor, Dios y Padre bueno, que nos amas y nos buscas.

Hoy solo puedo decirte con el corazón lleno de gratitud:
¡Bendito seas!

Bendito seas por la vida que me diste.
Bendito seas por la oportunidad de ser persona
y de haberte conocido.
En la madurez de mi vida, doy gracias
por ser parte de tu creación.
Por ser: junto a los árboles, los pajaritos
y todas las criaturas vivientes,
barro modelado de tus manos
y creado por tu amor.
Gracias por las personas con las que vivo
y que me complementan.
Gracias por el que es la mitad de mi misma
y junto al cual, traje a la vida a mis tres hijos.
Gracias por la sonrisa de mis nietos
y el cariño enorme e inabarcable
de toda mi familia y amigos.
Gracias Padre, por tu Espíritu Santo.
Él es fuerza, energía y ánimo,
necesarios en la vida para vivirla
con pasión y determinación.
Gracias Señor, por la luz y esperanza
que me ofreces en los momentos de tribulación.
Gracias por las sonrisas y las lágrimas.
Todo es cosa tuya, Señor
y a tu gratitud se la debemos.
No dejes de asistirnos
aunque en ocasiones no lo merezcamos.
Se tú, cauce de vida y causa de nuestra alegría,
pues eres esperanza y Luz en el Resucitado.
Que siempre tengamos el consuelo de tu Madre, María,
cuando nos toque subir al calvario.
Que nunca me aparte de tu amor ni de tu Palabra.
Todo esto te lo pido a Ti, Señor y dador de vida;
que en los corazones de las personas vives y reinas,
por los siglos de los siglos. Amén.
¡GRACIAS, SEÑOR!

Mi querida Mª Carmen Mesa:
No me ha costado nada escribir esta oración, por la sencilla razón de que eres una de las personas necesarias e imprescindibles en la vida, y porque nos conocemos demasiado bien. Si algo cabe lamentar, es no habernos conocido e intimado antes. Pero creo que nos damos por bien empleados, por el camino que hemos recorrido juntos y lo que nos queda. Cuando pienso en nuestra amistad, me cuesta pensar que haya amistades parecidas a la nuestra y que hayan podido romperse. NO. La amistad que se rompe es porque no ha sido cuidada y querida por alguna de las dos partes.
Nosotros hemos reído y hemos llorado juntos. Nos hemos adolecido el uno del otro. Hemos compartido la fe y hemos orado juntos. Juntos hemos hecho valer nuestra dignidad personal y juntos hemos dado testimonio.
Ojalá sean muchos mí muy querida Jefa.
Tus 60 años son un regalo para ti y para todos los que junto a ti, comparten la vida.
No dejes de sonreír y de tener unas manos que son la humanidad hecha amor.
No dejes de ser la que eres.

Feliz cumpleaños querida Jefa. Siempre tuyo, tu incondicional amigo Floren.

sábado, 28 de enero de 2017

Mi reflexión. Domingo 4º del Tiempo Ordinario - Ciclo A Mateo 5,1-12a

“Buscad al Señor los humildes de la tierra”
Es muy curioso que Jesús en el llamado sermón del monte, a quienes les escuchan no les obligue o anima a realizar tales o cuales prácticas rituales concretas. Jesús relativiza todo eso, pues para él no tiene una prioridad determinada.
Por el contrario, el objetivo primordial de Jesús es la misma condición de la que él mismo participa, la humanidad. Efectivamente, la condición humana es la última expresión donde Dios se manifiesta, tanto en vida desde cada sujeto, como vida proyectada hacia nosotros desde cada una de las personas que interactúan o se relacionan con nosotros en la vida.

No cabe duda de que si Jesús de Nazaret fuera un político, este hubiera sido su programa electoral, con el que ofrecer a la gente la columna vertebral de sus mismos ideales. Por ello, aquí Jesús, en este monte maravilloso junto al lago de Genesaret –que muchos hemos tenido oportunidad de visitar-, caminando entre la gente, va desgranando la viva esencia de Dios Padre, que es amor. Y nos aconseja (Mateo 5,1-12a) que seamos personas disponibles, sensibles, de ternura, solidarios, misericordiosos, honrados hasta el límite, pacíficos y todo ello dando un testimonio de vida que nos asemeje a él mismo.
Y como Jesús es la revelación de Dios, de ese Dios Padre que nos acompaña a los creyente desde el origen de los tiempos; pues la Liturgia de la Palabra nos ofrece igualmente testimonios del nuevo o antiguos testamento, por medio de los cuales aprendemos que la pobreza y/o la disponibilidad hacia los demás es primordial para llegarnos al autentico rostro del Padre. Un Dios, que en la vida nos ama y nos busca y que “ha escogido la gente baja del mundo, lo despreciable, lo que no cuenta, para anular a lo que cuenta” (1Cor 1,26-31). Un Padre que quiere acogernos junto a sí, cuando lleguemos al desprendimiento total de todo aquello que lastra nuestro vivir cristiano y humano (Sal 145,7.8-9a.9bc-10).

¡Qué satisfacción mayor que colaborar con Dios en la construcción de nuestro mundo! Poner nuestras vidas nuestras manos y meterlas en el lodazal de la vida lo mismo que Jesús se enfangó en el Jordán, para llegarse a la humanidad total desde donde tiene el origen la vida. Y desde allí, donde están la vida cruda y dura; colaborar en llevar a cabo el Reino de Dios. Sin guerras ni batallas domésticas, sin mirar donde llega tal o cual persona para ser yo más aun. Conformándose con lo que cada cual es. Pues aun siendo sencillos y pobres, serémos hjos de Dios. Cuando ese trabajo haya sido tarea nuestra, cuando hayamos colaborado en ello; podremos mirar cara a cara al Señor y descansar en su paz. Y entonces, esa paz nadie nos la podrá quitar (Sofonías 2,3;3,12-13). Buen finde.

viernes, 27 de enero de 2017

DÍA INTERNACIONAL EN MEMORIA DE LAS VÍCTIMAS DEL HOLOCAUSTO

Hoy es el DÍA INTERNACIONAL EN MEMORIA DE LAS VÍCTIMAS DEL HOLOCAUSTO
La Asamblea General de las Naciones Unidas decide el 1 de noviembre de 2005, en la Resolución 60/71 designar el 27 de enero Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto.


Quiero hacer mi pequeño homenaje personal, pues me marcó la visita que hice en 2015 al campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau (Polonia). Un lugar enorme, realizado por los nazis para la muerte, solo para la muerte de millones de personas. 
Por allí pasaron personas con rostros parecidos al tuyo y al mío. Cada cual con su familia y su historia. Pequeños y grandes, ancianos, enfermos, discapacitados, homosexuales, minusválidos…etc.
Como dije en su día, es un lugar y un recuerdo para el que “solo el silencio hace justicia”.
Guardemos pues, en medio del ajetreo del día un momento de silencio. Por esta masacre y por otras. Manifestando la voluntad pacifica de que algo así nunca más vuelva a suceder.
¡¡NUNCA MÁS!!

http://internacional.elpais.com/internacional/2017/01/25/mundo_global/1485360106_399421.html

miércoles, 25 de enero de 2017

EL DERECHO AL PATALEO. ART, 170

El derecho al pataleo. Art. 170
“Todos los ciudadanos o personas físicas sin condición de ciudadanía estatal, sin menoscabo de sus capacidades físicas, psíquicas o sensoriales, raza, sexo, edad, condición social y/o económica, tienen derecho –sin que ejerzan ningún tipo de violencia- a quejarse, manifestarse o derecho al llamado “pataleo”, cuando se vieran ofendidos o ultrajados en su dignidad personal, e incluso cuando por el derecho democrático establecido, se vieran gobernados por personas ajenas a su simpatía política; con el agravante de que sean gobernados en detrimento de sus derechos civiles y humanos, libertades y respeto al medio ambiente.” 
No busque usted este artículo en ninguna constitución, porque me lo acabo de inventar. Pero oye, no estaría mal. Porque estoy un poco cansado de actitudes que muestran, que como personas tan poderosas como Donald Trump han llegado al poder, pues ya ni siquiera las buenas intenciones sirven para remediar nada. 
Hay que callar y tragar, porque como ha sido elegido democráticamente. Pues no, mire usted. ¡¡NO!! Las personas tenemos derecho al pataleo y tenemos derecho a manifestarnos con contundencia por los ideales a los que somos fieles. En estos días ha habido un “tuit” que ridiculizaba a Pedro Sánchez, porque este manifestaba que las fuerzas progresistas pueden frenar ideologías ultraderechistas de las que Trump es máximo exponente. 
Y se le ridiculizaba argumentando que: “cómo va a frenar él a Trump, si no puede frenar a Susana Diaz”. Twitter es lo que es y punto, ok. Pero volviendo a lo real y tangible, hoy escucho en Cadena SER a la señora Dilma Rousseff [1](expresidenta de Brasil), diciendo que: "Aparecerán muchos Donald Trump si hay desigualdad" en el mundo. Lo dice esta mujer que ha reducido la pobreza en Brasil en más del 75%. Esta mujer hoy es una persona de renombre, pero ha sido depuesta de su cargo por un llamado golpe de estado parlamentario, pues nunca se le ha acusado de corrupción. 
El caso es que me parece muy oportuno y justo, que personas de renombre o personas individuales y desconocidas uniéndose a otras personas en una masa manifiesta y elevando la voz con pancartas o lo que sea, expresen tu malestar o manifiestan de manera pacífica sus intenciones en contra o a favor dé. 
Reconozco mi absoluta preocupación por la llegada del Sr. Trump a la presidencia de Estados Unidos. Un hombre con una falta de coherencia tal, que admite que ningún ciudadano de EE.UU. se quedará sin médico y el primer día de mandato deroga la reforma sanitaria de Barack Obama, llamada “Obamacare” [2]por la cual se universaliza la sanidad en Estados Unidos. 
Eso solo un ejemplo de EE.UU., porque si miramos para adentro de nuestro país, de los 66815 millones de €uros que dejó el presidente Zapatero en el fondo de las pensiones[3], solo quedan 15915 millones. Rajoy, ha sacado en cinco años 50900 millones, concretamente en 2016 la astronómica cifra de 19200 millones de €uros. Por lo que el fondo por sí solo y a día de hoy, solo podría hacer frente a las pagas de dos meses. 
Visto lo cual, Rajoy nos va a dejar de paga a muchos, un “blíster” de jamón cocido y un bote de corega para la dentadura. ¿Escandaloso? Sí, pero es lo que han votado los ciudadanos por mayoría. Y esa mayoría no puede impedir que los que estamos en desacuerdo lo digamos y lo manifestemos. 

El peor mal que puede atacar a una persona es la opción a resignarse. NO!! Porque si te resignas te das por vencido, te entristeces, dejas que te pasen por encima y eso es tu propio final. Hay que revelarse en la vida, pacíficamente pero con contundencia. Han sido muchas las personas que han revolucionado el mundo solo con sus palabras y su testimonio, y eran gente desconocida o corriente allí donde vivieron. Son muchos los ejemplos. 
Y en muchos casos, desde el punto de vista político, social, laboral o religioso; se produjo una revulsión de ideales o comportamientos, causados por palabras, simples palabras o por la revolución del amor y la fraternidad, como puede ser el mejor ejemplo para mí, el de Jesús de Nazaret. 
Por lo tanto, creo que la mejor receta es la esperanza desde la lucha. Desde la más absoluta convicción de que si soy humano y respetuoso, nunca saldré en los medios de comunicación; pero para mi primer mundo donde vivo y me relaciono, estoy dando un testimonio que causa su efecto y educa en muchos casos. No dejemos de levantar la voz, si no estamos muertos.
Fraternalmente, Floren.

lunes, 23 de enero de 2017

ORACIÓN A LA VIRGEN DEL ROCÍO


Dios y Padre bueno,
que nos amas y nos buscas.

¡Bendito seas, por la Virgen del Rocío!
En sus ojos vemos amor de madre,
hacia nosotros sus hijos e hijas.
Un amor, reflejo del amor que Tú nos tienes.
Un amor enorme, inabarcable;
tierno y sensible.
Permítenos, Padre de amor; tener el consuelo
de la protección de la Virgen del Rocío.
Ella es Paz y Armonía de nuestra vida,
Blanca Paloma y Reina de la Paz.
Su mirada serena nos hace ser conscientes,
de lo que verdaderamente
merece la pena en la vida.
El trabajo, la salud, la ilusión, nuestra
y de nuestra familia y amigos.
El servicio a los demás, el respeto y la fraternidad
con aquellos otros que pueblan los arenales de la vida.
Que estemos siempre dispuestos
a la escucha de Tu Palabra, Padre,
y a hacerla vida con amorosidad.
Que los dones que ofrezcamos a los demás,
sean regalo y hermosura
como la amplitud de esa marisma
donde reinan el lince
y sombrean los pinares.
Que tu Hija y Madre nuestra,
la Virgen del Rocío,
sea para nosotros
intercesora en la adversidad,
fortaleza en la fe
y remanso en la tribulación.
Que tu Verbo encarnado,
Divino Pastorcillo
este siempre dispuesto
a abrirnos las puertas del cielo,
cuando crucemos el puente celestial del “Anjolí”
junto a todos los que amaron a la Virgen
y ya descansan en su paz.

¡Que viva la Virgen del Rocío!
¡Que viva esa Blanca Paloma!
¡Que viva la Madre de Dios!
Amén.


Florencio Salvador
se autoriza la difusión indicando su autoria y procedencia)

jueves, 19 de enero de 2017

ORACIÓN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS


Dios y Padre bueno que nos amas y nos buscas.
¡Es tanto los que nos une a tu Hijo Jesús y tanto lo que nos separa como hermanos y hermanas a los que decimos creer en Él!
Abre nuestras conciencias, por medio de la asistencia de tu Santo Espíritu; para que atendamos que la fraternidad es esencial para los que siguen las huellas del Nazareno; el Hombre que pasó por el mundo haciendo el bien.
Que nos afanemos en trazar puentes y en disolver fronteras, donde hijos e hijas tuyos piden asilo y comida y vida digna; en nombre de un Dios que todos nos hemos repartido para nuestra conveniencia.
Que nunca dejemos de reconocer el amor allí donde se dé, sin tapujos. Que no dejemos de abrazar a los que creen en ti de otra manera o tradición distinta. Que aprendamos que la maravillosa esencia de la Eucaristía, traspasa el límite de las iglesias y es capaz de llegar a la hondura de nuestros corazones católicos o no católicos; por medio de la reunión fraternal de los que se reúnen en tu nombre.
Haznos personas de paz, amor y sensibilidad; y ayúdanos para que como el Papa Francisco, no nos alejemos de la esencia del Evangelio.
Amén.


miércoles, 11 de enero de 2017

LA SEXUALIDAD DE LOS DISCAPACITADOS

Me parecen estos temas importantes para la normalización de la sociedad, en pro del respeto mutuo que a toda persona se le debe. Esta mañana, estando mi madre y yo haciendo una cola para ser atendidos, hemos estado comentando la excepcional entrevista que Gemma Nierga -directora del programa Hoy por Hoy de la Cadena SER- ha realizado a Dimitri Zorzos, acompañante sexual. 

Dicho así de golpe y porrazo, acompañante sexual es algo novedoso para muchos; pero si escuchas la entrevista del enlace probablemente entenderás mucho más de lo que yo aquí manifestaré. 

El caso es todas las personas por la razón que sea, pagamos algún servicio que otra persona realiza sobre nuestro cuerpo o persona. Peluquería, dieta, estilismo, cirugía, odontología, enseñanza, alimentación, asistencia personal en el aseo…etc. 
Todo esto nos puede parecer razonable o normal. Pero, ¿y el hecho de que una persona discapacitada pague un servicio de acompañamiento, para satisfacer sus necesidades sexuales? 
Si esta cuestión se mira desde la perspectiva de lo que está bien o está mal, de lo que es propio o impropio, seguramente la mayoría de las personas lo verán mal, indecente o yo que sé. Pero, en primer lugar póngase usted en la piel del otro; de esa persona a la cual su cabeza le pide sexo y sus miembros no se acompañan por la minusvalía. 
En segundo lugar, mire usted la sexualidad como una dimensión natural del ser humano, respecto de la cual sobran los tabúes, que solo sirven para desfigurar el tema. ¿No tienen derecho a la sexualidad los ancianos, o las personas gordas, o no tiene derecho a la sexualidad todo aquello que se aleja de lo que la sociedad piensa que está bien o está mal? 
La sexualidad está en la cabeza. En la entrevista se habla de una mujer que manifestaba que su hijo discapacitado/minusválido necesitaba ser masturbado, y que ella no podía atenderle en esa necesidad. 
¿Horror? En absoluto. 
Miremos el tema desde la perspectiva de una necesidad natural, que tienen personas con circunstancias muy específicas a las cuales no se les puede negar lo que necesitan –y que no hace mal a los demás-. Miremos el tema desde la generosidad y el respeto más absoluto a personas que porque la naturaleza o las circunstancias fueron caprichosas con ellos, no se merecen estar enterrados en vida.

Felicidades a Gemma Nierga y a su equipo que ha tratado el tema con tanto respeto y profesionalidad. Así da gusto escuchar.

Un saludo. atte Floren.
Este es el enlace de la entrevista:
Otro enlace sobre un artículo propio de SEXO Y ESPIRITUALIDAD

sábado, 7 de enero de 2017

IDEOLOGÍA DE GÉNERO, VIOLENCIA CONTRA LA MUJER - José M. Castillo

IDEOLOGÍA DE GÉNERO, VIOLENCIA CONTRA LA MUJER
José M. Castillo     

            La reciente declaración del cardenal Cañizares, contra la “ideología de género”, ha reactivado e intensificado la fuerte confrontación ideológica y mediática, que, desde finales del siglo pasado, se viene manteniendo, y hasta se está acentuando, entre los entendidos en este asunto, entre los no entendidos y hasta entre los más ignorantes en el tema. ¿Dónde está el problema? Y sobre todo, ¿por qué interesa esto tanto a la gente? Y, en definitiva, ¿qué pensar sobre esta cuestión?
            Lo primero que, a mi juicio, se debería tener en cuenta es que hablar de “ideología de género” es hablar de “violencia”. De una de las formas más brutales de violencia, que viene sufriendo más de la mitad de la humanidad desde tiempos inmemoriales. ¿Por qué? ¿en qué? Me explico.
            Como sabe todo el mundo, raro es el día que no nos llegan noticias de mujeres que han sido víctimas de la violencia que sobre ellas ejercen los hombres: malos tratos, torturas, asesinatos… Y de sobra sabemos, digan lo que digan las declaraciones universales de Derechos Humanos, el hecho es que las mujeres no gozan de los mismos derechos que los hombres, Por ejemplo, las mujeres ganan menos dinero que los hombres. Y, por tanto, se tienen que ver sometidas y dependientes de lo que deciden los hombres, en una cantidad de asuntos y situaciones que sería imposible enumerar aquí. Por no hablar de la vergonzosa legislación de la Iglesia: he buscado en el “Código de Derecho Canónico”, y, en el índice de materias, ni aparece la palabra “mujer”. Evidentemente, todo esto es “violencia”. Y es una violencia brutal. Por no hablar de otros países, de otras culturas, de otras religiones, donde la violencia contra las mujeres se ensaña hasta el asesinato y la tortura legalizados.
            Así no podemos seguir. Por eso me parece acertado recordar que, con frecuencia, aparecen ideologías cuyo motor es el odio. Un odio del que no suelen ser conscientes quienes lo viven y lo difunden. A lo largo del siglo pasado, surgió, en primer lugar, la ideología basada en el “odio de clases” sociales. Lo que desembocó en el marxismo. Luego vino la ideología que se sustentaba en el “odio de entre razas”. Lo que provocó el nacimiento del nazismo. Y ahora tenemos otra manifestación del odio. El “odio entre sexos”. Lo que ha dado pie a otra ideología. La ideología de género. Para nadie es un secreto la violencia y el sufrimiento que estas tres ideologías han provocado y, en buena medida, siguen causando.
            Esto supuesto, lo que básicamente defiende la ideología de género es suprimir de la sociedad todo lo que pueda significar y causar opresión de la mujer. Lo que se tendría que traducir en una sociedad enteramente igualitaria, sobre todo en cuanto se refiere a las desigualdades entre hombres y mujeres.
            Ahora bien, para aclarar este asunto tan complejo, lo primero que debemos tener en cuenta es que no es lo mismo hablar de “diferencia” que hablar de “igualdad”. La diferencia es un “hecho”. Mientras que la igualdad es un “derecho” (Luigi Ferrajoli). El hombre y la mujer son “diferentes” biológicamente, somáticamente, etc. Pero el hombre y la mujer son “iguales” en dignidad y derechos. Teniendo en cuenta que las “desigualdades”, entre hombres y mujeres, son producto, no sólo del derecho, sino además son el resultado inevitable de tradiciones culturales cuyos orígenes se nos pierden en las lejanías de la pre-historia. Y no olvidemos que cuando un hecho es producto de la cultura, ese hecho se incorpora a cada ser humano “como constitutivo de su identidad”. Por eso, un hecho cultural no se cambia mediante leyes, amenazas o castigos, sino solamente mediante la educación. Una educación bien pensada y paciente, que sea capaz de modificar ciertas pautas culturales que son condicionantes de nuestra identidad.
            Esto supuesto, tengo mis razones para pensar que es una simpleza (además de un asunto muy discutible, por otras razones) decir que el enorme problema de la ideología de género se resuelve – entre otras cosas – mediante la promoción de métodos anticonceptivos o promoviendo campañas a favor del aborto. Hay que precisar muy bien lo que se dice cuando se habla de estos asuntos. Porque, entre otras cosas, lo que se consigue, con este tipo de afirmaciones genéricas, es poner nerviosos a obispos y cardenales, que, ante las autoridades que van a legislar sobre estos temas, tienen más poder de lo que seguramente imaginamos.
            A lo dicho hay que añadir que “los orígenes del puritanismo” son determinantes en esta cuestión. Pero tales orígenes son tan antiguos, y están tan enraizados en la cultura de Occidente, que, como ya demostró el profesor de Oxford, E. R. Dodds, este puritanismo fue asimilado ya por Jenofonte o Píndaro, que tomaron estas convicciones de conducta de los chamanes que existen todavía en Siberia. Y que, en el s. V (a. C), fueron convicciones popularizadas por Pitágoras y especialmente Empédocles, que, en su obsesión por la “pureza”, llegó a estigmatizar el matrimonio. Un estigma que las religiones siguen considerando como necesario para el acceso a ”lo sagrado”. El intocable celibato de los curas es buena prueba de esto.
            Por mi condición de teólogo, quiero acabar indicando dos cosas: 1) Jesús no se interesó nunca por los temas relacionados con la sexualidad. Es un asunto del que no hablan los evangelios. Cuando Jesús se refirió a esta cuestión, lo hizo porque hablaba de mujeres casadas. Y, en la cultura judía de entonces, la mujer casada era propiedad del marido. Lo que impedía la igualdad de hombres y mujeres (Mt 19, 1-9 par; cf. Dt 24, 1)). O era una situación en la que desear a una mujer casada, era “desear lo ajeno”, que prohíbe el décimo mandamiento (Ex 20, 17: Mt 5, 31-32). 2) El único colectivo humano, con el que Jesús nunca tuvo el más mínimo enfrentamiento, fueron precisamente las mujeres, por más que se tratase de infieles, de prostitutas, de adúlteras…. Jesús las defendió siempre. Y ellas siempre estuvieron de su parte. Hasta que agonizó en la cruz.

            Y termino diciendo que “los hombres de Iglesia” (curas, obispos, cardenales) harían un bien inmenso a esta Iglesia, si dejaran ya de hablar tanto de asuntos de los que entienden poco, como es el caso de los temas relacionados con el sexo, y se preocuparan más por la justicia, el sufrimiento humano, la igualdad de todos en dignidad y derechos. No lo olvidemos nunca, nuestro extravío, como seguidores de Jesús, está en que “la pureza, más bien que la justicia, se ha convertido en el medio cardinal de la salvación” (E. R. Dodds). Aunque parezca mentira, esto ha sido, y sigue siendo, la ruina de la Iglesia y de la cultura de Occidente.   

martes, 3 de enero de 2017

¡ES EL ALBA, SEÑOR! - ORACIÓN PARA COMENZAR LA MAÑANA

Mi querido Nando Bar, ha compartido este maravilloso texto en Facebook (*)

Es el alba, Señor!
Las aves en desorden pueblan
De su efervescencia el espacio oscuro
Y contemplo este día nuevo
Como un regalo
Que me ofreces en toda magnificencia:
¿Estar aquí, ahora no es un regalo?
Aquellos a los que quiero todavía duermen
Y encuentro la alegría en reunirme contigo
Antes del compromiso diario.
Concédeme el tomar fuerza
Y enraizarme en ti.
Más allá de estas paredes
Tantas voces y urgencias me llaman,
Me magnetizan y me dispersan.
Ayúdame a discernir lo invisible
Bajo la rutina de lo visible.
Guía mi mano hacia el que cae;
Que me atreva también a pedir ayuda.
A lo largo de las horas, no permitas
Que me hunda en la queja
Y el descontento solapado
Que roe el brillo de la luz.
Recuérdame la parada necesaria
En el hueco del trabajo
Con el fin de que los gestos no pierdan sentido
y que la sal no se vuelva sosa.
*
Colette Nys-Mazure
en Blog Salésien(nes) Don Bosco
(*) https://www.facebook.com/nando.bar1?hc_ref=NEWSFEED&fref=nf