CARTUJO CON LICENCIA PROPIA

domingo, 20 de agosto de 2017

LA CANANEA Y LA ATENCIÓN AL NO CREYENTE. Atentados #Ramblas de #Barcelona

La cananea, y la atención al no creyente
La Palabra de Dios puede llegar a tener tantas interpretaciones como lectores haya, y cada uno de ellos desde un prisma social e ideológico distinto. No se las interpretaciones de la palabra de este fin de semana, de unos y otros, pero destaco dos cosas fundamentales en el momento actual que vivimos: 1. El aprecio de las facultades de Jesús por parte de una mujer forastera y no creyente en Dios. 2. El servicio y la atención que Jesús le presta a quien no cree en Él.

Cuando digo, el momento en el que vivimos, me refiero a los atentados en las Ramblas de Barcelona y otros lugares, y el dolor inmenso que ha acarreado, así como la tremenda pérdida de vidas humanas. Le añadimos otro factor, y es la demonización y criminalización de los árabes y musulmanes; por parte de muchissimas personas que desahogan sus fueros con este enorme colectivo de personas que viven con nosotros de manera pacífica.
Los mensajes que llegan por las redes sociales y wasapps son hirientes en muchos casos, no repetiré aquí ninguno. Pero lo curioso es que son muchos los que consideran a los árabes como una clara amenaza contra la patria y encima hacen hincapié en el recurso cultural y el choque entre aquellos y nosotros, para justificar su rechazo y odio racial. La persona que considere que los árabes no nos han aportado nada a nuestra cultura y que no les debemos nada, pues quizás sea más ignorante que otra cosa.
Es un despropósito hacer un balance de qué religión ha aportado más muertos en nombre de Dios a la historia. Puede que salgamos perdiendo los católicos. Pero no se puede discutir sobre esto. Vivimos el hoy, y en nuestra sociedad lejos de tener un choque cultural, entiendo que hacemos frente a brotes de un fanatismo tal que incluso puede asemejarse al propio odio que nos tienen aquellos pocos que hicieron el mal en Barcelona.
¿Cuántas mujeres mueren en España asesinadas por sus parejas, todos mayoritariamente pertenecientes a nuestra cultura? 65 al año aproximadamente. Muchas más que el terrorismo yihadista. ¿Se crea un movimiento mediático de acoso y derribo en las redes y wasapps para machacar a los asesinos? En absoluto. Estamos anestesiados, puede que en parte porque todos colaboramos en la continuación del patriarcado.
Por ello, creo que no se puede utilizar el recurso del choque cultural cristiano-musulmán, defendiendo uno su porción de pastel como cristiano o católico, pretendiendo hacer una zanja entre buenos y malos e intentando sembrar la discordia entre los ciudadanos para romper la convivencia.

Jesús de Nazaret, ve en la mujer canaea a una persona que le necesita. Esta mujer tiene graves problemas para comunicarse con su hija, sea el problema que sea. No cree en Jesús, pero cree en la capacidad que tiene Jesús para ayudar a las personas con problemas. Es cierto que Jesús, digamos que le tira de la lengua a esta mujer para ponerla a prueba. Y lo que Jesús obtiene de ella le maravilla, hasta el punto de decir de ella: «Mujer, qué grande es tu fe: que se cumpla lo que deseas.» (Mateo 15,21-28) 
Voy al meollo de la cuestión y acabo. ¿Por qué vemos una amenaza en el no cristiano, o no católico o simplemente en el que no es como nosotros? ¿Por qué hacemos caridad selectiva o tranquilizadora de conciencias, aun cuando dejamos absolutamente mucho que desear al hacer –en nombre de Jesús- una absurda criba moral de buenos y malos?
Es una autentica vergüenza que una persona cristiana de dedique a difundir mensajes de odio hacia los diferentes, y no se dedique a tender puentes apaciguar y sembrar la paz. Barcelona es lo que es gracias a todas las culturas y personas de bien que caminan por sus calles. Ahí deben estar los cuerpos de seguridad del estado, atentos a los que desean el mal y contando con la colaboración de todos.

Pero sobre todo, escuchemos un lamento y acudamos a sanar la herida. Todo al estilo nazareno de Jesús. De una manera fraterna, efectivamente solidaria –pues hay demasiada solidaridad a la carta- y siendo conscientes de que el rechazo a una persona, sea el que sea, atenta gravemente contra el mismo Dios, que por amor creó a cada ser humano y le otorgó su propia dignidad.
La madre y los familiares de los jóvenes terroristas hoy rotos de dolor por el dolor que han causado sus chicos, lloran y se lamentan y desean que el peso de la justicia caiga sobre ellos y paguen por sus delitos. ¿Quién tiene en cuenta el corazón roto de esos familiares cuyo dolor es más grande que el de todos nosotros?
Lector/a: si tu corazón no se estremece ni se mueve una pizca, tienes un problema serio sobre lo que es el Reino de Dios y su justicia.
Fraternalmente, Floren.

ORACIÓN DESDE EL RESPETO A LA FE
Señor y Padre bueno que nos amas y nos buscas;
nos afanamos en ponerte nombres,
Señor, Yahvé, Allah, Dios, Jehovah;
en invocarte de tal o cual manera,
pero Tú siempre estás ahí, junto a todos.
Tu bondad de Padre nos hace ser conscientes
de lo que verdaderamente merece la pena en la vida.
Que nuestro afán por adorarte se traduzca
en servicio y fraternidad a la comunidad humana,
tal y como nos lo enseñó tu Hijo Jesús.
Que en sus ojos encontremos
el camino hacia la sinceridad, la bondad
y la entrega por la causa de tu Reino,
respetando siempre a los hermanos y hermanas
que pertenecen a otras confesiones religiosas.
Mantenlos a ellos también ante tu mirada
y concédenos a todos tu Santo Espíritu
para que nunca dejemos de trazar senderos de paz, amén.

miércoles, 9 de agosto de 2017

CONTRA VIENTO Y MAREA, SEAMOS SAL Y LUZ. Respuesta a Paco López de Ahumada

En respuesta a Francisco López de Ahumada sobre su escrito "SAL Y LUZ":
https://www.facebook.com/groups/cristianosdehoy/permalink/1572679746106998/

Estimado Paco, suscribo tus palabras al 100%, y que conste que no tengo ni tus vivencias ni tus experiencias, y que conste que no te estoy llamando viejo, ojo..jejeje. Al leer detenidamente tus palabras, las comparo con lo que yo llamo la progresión de vida y fe que he vivido en mi propia vida y que siempre ilustro con un ejemplo. 
Me miro hace 15 o 20 años, y veo a un jovencísimo Floren al cual le fascinaba la solemnidad, los rituales y las ceremonias pomposas. Algo que incluso he llegado a dominar y que conste que hago bien, y en según qué momentos –semana santa por ejemplo- entiendo que sirvo a la comunidad en esas lides y disfruto. Pero cuando esta circunstancia la miro desde una perspectiva amplia, me da la sensación de que veo algo lejano; sí, demasiado lejano. 

Como si estuviera contemplando una pintura del siglo XVIII o algo así. 
Y es que los rituales sin vida, se diluyen por si solos.
No soy catastrofista, no. Realista más bien e inconformista por naturaleza. A día de hoy, si tuviera un hijo no sé si lo bautizaría en nuestra iglesia, puede que no. No estaría dispuesto a que a mi hijo le inculcaran en el cole o en catequesis cosas tales como el pecado, la pecaminosidad del placer, diferencias de género, o que Cristo casi subió a la cruz con gusto y padeció con alevosía. 
Es cierto que en la Iglesia hay mucha generosidad y que ella en su conjunto no es sinónimo de maldad; pero igualmente pienso que por mí mismo mi hijo encontraría en su vida a Jesús y a Dios con toda la naturalidad del mundo, sin mas condicionamientos que haz el bien y no mires a quien. 
Hoy por hoy, en cierto modo creo que la vida sería mejor sin religiones algunas. No digo sin Dios, no. Sin religiones estructuradas que subyugan el pensamiento humano, adoctrinan desde el deleznable paternalismo y nos invitan a un discernimiento viciado de las Escrituras, en muchos casos. 
Estoy cansado de lo que se mata, se murmura, se violenta y se sufre en nombre de Dios. Un Dios que es Padre, y desde Jesucristo es, camino verdad y vida resucitada. Pero la resurrección es algo que nunca ha interesado auténticamente a los creyentes, pues resucitar es conceder libertad, respetar y dejar camino libre; y la libertad muchos sabemos que en ocasiones se paga con sangre aunque sea sangre que se vierte gustosamente si la libertad es alcanzada. 
No me extiendo más. 
Soy persona de oración y acción política, con mis luces y mis sombras. Como bien dices, Paco, no entiendo la posible asimilación pasiva del Evangelio ante tanta calamidad e injusticia como hay en el mundo, incluso en nuestro cercano mundo. Los cristianos estamos llamados a una mística que nos lleve a asumir la condición humana de tal forma, que demos a la solidaridad un pleno cumplimiento en nuestras vidas, haciendo así vida de fe. 
Qué hermoso lo dices: “ser sal es dar sabor”. Cierto. Es dar nuestro toque personal a cada circunstancia de la vida, abrazando y haciendo vida nuestro cristianismo. Se cumple más abrazando y sonriendo en domingo que quizás asistiendo a misa, cada cual verá. Pero sea lo que se haga, que se haga siendo luz. Siendo personas claras, veraces y certeras. Haciendo de la coherencia nuestra bandera y llevando a voz en grito a Jesús, Camino, Verdad y Vida; para intentar aplicar estas máximas a la vida de la gente causando momentos de liberación. Ojalá, ojalá Paco.
Un saludo afectuoso desde Estepa, un día de caló.

Fraternalmente, Floren.

viernes, 4 de agosto de 2017

TRANSFIGURATE Y TRANSFIGURAME. Fiesta de la Transfiguración del Señor

La Transfiguración del Señor. Domingo 6 Agosto
La fiesta de la transfiguración de Señor es una más de las experiencias del resucitado que tuvieron los contemporáneos de Jesús. Las connotaciones de esta experiencia son formidables, en cuanto a que, desde el idílico lugar en el que sucede, contando con la asistencia de Moisés y Elias (profetas representantes del sacerdocio y la ley), la de los apóstoles y la voz del Padre que se manifiesta; hacen de este episodio de la vida de Jesús, quizás no un relato para creer a pies juntillas; pero si una hermosa alegoría sobre la que reflexionar y orar. Yo considero que el centro de este evangelio de Mateo (17,1-9) radica en la propia experiencia de Dios (Padre, Hijo y Espíritu). 

La primera lectura de Daniel nos muestra una de esas experiencias que solemos llamar Teofanías (manifestaciones de Dios), contada al más puro estilo épico del momento en el que se vivió. Dios es considerado algo tremendo, formidable, temible, grandilocuente…etc. 
Pero el evangelio nos muestra la otra cara de Dios, desde luego contextualizada por los hagiógrafos del momento. Mateo nos muestra un Jesús humano que se hace acompañar. 
Desea mostrar a sus amigos la capacidad para buscar y asumir la Presencia de Dios. Y esta experiencia a la que se presta Jesús, para deleite de sus discípulos y amigos, es adornada con la presencia de Moisés y Elias, que están colocados ahí precisamente para testimoniar la conexión entre la antigua y la nueva economía de la salvación. 
Antes, en época de Jesús y ahora, es posible la experiencia de Dios. Es posible y deseable. Dios se nos muestra en la magnificencia, en la quietud y en la crueldad de un mundo que reclama manos para trabajar y testimoniar. “Este es mi Hijo, escuchadle”, dice Dios desde la nube. ¡Si fuera tan fácil! Podemos decir. Pues no, fácil no es, pues al optar por algo hay que dejar cosas por el camino. Pero siempre se ganará en cuanto a la satisfacción del deber bien hecho y el testimonio realizado. 
Por ello, busquemos el rostro del resucitado. Escuchemos y descifremos en el mundo y entre nuestros hermanos la voz de Dios, de la cual nos dice Pedro (1,16-19): “hacéis muy bien en prestarle atención, como a una lámpara que brilla en un lugar oscuro, hasta que despunte el día, y el lucero nazca en vuestros corazones”. 
Nunca es tarde para optar por Jesús y su Palabra de Vida. Nunca es tarde para decidirse por el Reino de Dios (Salmo 96). Nunca es tarde para ayudar a transfigurar este mundo, en paz y fraternidad.

Fraternalmente, Floren.

Lecturas en: http://www.ciudadredonda.org/calendario-lecturas/evangelio-del-dia/?f=2017-08-06