CARTUJO CON LICENCIA PROPIA

miércoles, 26 de julio de 2017

EL NOMBRE DE ANA - "GRACIA"

El nombre de Ana data desde la antigüedad, desde hace más de 2500 años.

Hay una interpretación posible de su origen, respecto de que se pudo derivar de “ÂNÂB”. Anab es una localización bíblica que significa “lugar de uvas”, o por considerar un lagar un lugar de de abundancia bien se le puede considerar lugar de abundancia y de ahí su derivación hacia el significado de abundancia, plenitud o gracia en cuanto a beneficio o donación.


Lo cierto es que Ana tal y como lo conocemos, tiene su raíz hebrea en “Hannah”, que significa Gracia (Don) y así lo traduce la Vulgata desde el griego, “Anna”.

Al menos que sepamos por la documentación bíblica canónica cuatro mujeres llevaron ese nombre en el libro sagrado, aunque hay que tener en cuenta la utilización de este nombre en otras culturas; tales que el nombre de Ana fue impuesto a los hombre en época fenicia, tal y como lo atestiguan las tradiciones onomásticas, bien desde su nombre original o a través de nombres compuestos o derivaciones del mismo.

Mujeres que llevan en la Biblia el nombre de Ana o su derivación.
1. Ana: La esposa predilecta de “Elqanah” y madre del profeta Samuel, juez de Israel. Este mujer es la que compuso el canto original llamado Magnificat, que luego usaría Isabel la prima de la virgen María ante la visita de esta. (1Sam 1,1-2.10.19ss)
2. Ana: La mujer de Tobit, de la tribu de Neftalí y madre del joven Tobías. (Tob 2,11-14)
3. Ana: Mujer de Ragüel y pariente de Tobit. (Tob 7,2-17.8,12)
4. Ana: Profetisa Ana hija de Fanuel de la tribu de Aser, mujer anciana que enviudó a los siete años de casada y que se consagró al servicio del templo. A sus 84 años presenció la presentación de Jesús en el templo y profetizó sobre él. (Lc 2,36-38)

No hay certeza bíblica escrita del nombre de la madre de la virgen María, pero muchos escritos antiguos no reconocidos canónicamente, documentan el nombre de Ana como el de la madre de la virgen María.

Ciertamente como ha informado mi hermano José María en una publicación, el origen de esta fuente es apócrifa, pero lo apócrifo no es sinónimo de mentira en absoluto. La propia biblia está llena de incongruencias y absurdos aunque la consideremos en su conjunto Palabra de Dios. Un ejemplo. ¿Qué hace el Cantar de los cantares en la Biblia? Un libro amoroso-erótico en el cual no se nombra si alude a Dios en ningún párrafo.

El nombre de Ana fue el de la abuela del Señor, sí. 
Debemos confiar en las fuentes escritas que nos enseñan que esta mujer tuvo ese nombre, y que el mismo nombre fue significación de su propia personalidad, lo que ella misma atesoraba y que transmitió a su Hija María, la capacidad de testimoniar desde la humildad y el ser ambas GRACIA DE DIOS entregada como regalo a los hombres y mujeres del mundo.

Espero que esta aportación propia y de mi extensa biblioteca bíblico teológica, ayude a despejar incógnitas y a conocer más a estas mujeres maravillosas que como tantas que pueblan el mundo son “Anas” y pueden ser mujeres dignas y portadoras de la Gracia de Dios.


Fraternalmente, Floren.